Vaciar los bolsillos para que el mundo exterior entre al aula - UNOi Internacional
Necesito ayuda
Quiero más información

Autor: UNOi

Fecha: 21 de octubre de 2015

Vaciar los bolsillos para que el mundo exterior entre al aula

“La escuela tiene una relación muy escasa con la vida misma”. Esto afirma el psicopedagogo italiano Francesco Tonucci, al recordar que cada año en su infancia le angustiaba la posibilidad de no pasar de grado. Con el tiempo, descubrió que no hay una relación directa entre el éxito escolar y el éxito en la vida. […]

Canicas wp

“La escuela tiene una relación muy escasa con la vida misma”. Esto afirma el psicopedagogo italiano Francesco Tonucci, al recordar que cada año en su infancia le angustiaba la posibilidad de no pasar de grado. Con el tiempo, descubrió que no hay una relación directa entre el éxito escolar y el éxito en la vida.

Para Tonucci, los niños  son ricos en experiencias que sus maestros desconocen y, por ello, deben escucharlos. Para lograr un acercamiento entre la escuela y la vida, propone que el maestro pida a sus alumnos que le muestren lo que llevan en los bolsillos. De esta forma la escuela se abriría a la vida, recibiendo a los niños con sus conocimientos y trabajando alrededor de ellos. La escuela, sostiene, debe alimentarse de la experiencia de los niños.

Considera el especialista que las tecnologías digitales son un gran invento, pero sólo en las manos adecuadas. El docente que agota todas las páginas del libro de texto difícilmente podrá aprovecharlas. Ni tecnologías ni leyes harán mejores escuelas; las harán los buenos maestros, asegura.

Debemos renunciar a las aulas como las conocemos, dice, e imagina una escuela con laboratorios y talleres ambientados según la materia, donde los que se desplacen sean los alumnos. El espacio exterior también podría ser distinto, incorporando huertos en los patios.

De acuerdo con Tonucci, las ciudades no deberían tener espacios dedicados a los niños, porque al tenerlos, se les excluye del resto. En las urbes la prioridad debe ser el peatón, seguida de las bicicletas, el transporte público y, en último lugar, los automóviles. Si los niños pueden jugar en las calles tendrán algo que contar en las escuelas.

___________________________

Fuente: http://blog.tiching.com/entrevistas/