Autor: UNOi

Fecha: 16 de enero de 2017

Repensar nuestro tiempo: el legado de Zigmut Bauman

El pasado 9 de enero falleció, a los 91 años, en Leeds, Inglaterra, el filósofo y sociólogo polaco Zigmunt Bauman, uno de los referentes intelectuales […]

El pasado 9 de enero falleció, a los 91 años, en Leeds, Inglaterra, el filósofo y sociólogo polaco Zigmunt Bauman, uno de los referentes intelectuales más reconocidos de los últimos tiempos como crítico de la sociedad contemporánea.

Bauman es el autor del concepto de “modernidad líquida”, aquella en la que ya nada es sólido. No es sólido el Estado-nación, ni la familia, ni el empleo, ni el compromiso con la comunidad. Y hoy, “nuestros acuerdos son temporales, pasajeros, válidos solo hasta nuevo aviso”

El galardonado en 2010 con el premio Príncipe de Asturias, Bauman sostenía que “hay que replantearse el concepto de felicidad”, que en la actualidad se asocia con el consumo, cayendo en un círculo vicioso: El padre o la madre que dedican parte del sueldo a comprar la consola al hijo, porque se sienten culpables al no dedicarles tiempo. Le hacen el regalo, pero el modelo queda obsoleto pronto y se comprometen a facilitarle el siguiente. “Para pagarlo necesitarán más éxito profesional, estar más disponibles para el jefe, usar un tiempo que quitarán a su familia”. “Hemos olvidado el amor, la amistad, los sentimientos, el trabajo bien hecho”. Lo que se consume, lo que se compra “son solo sedantes morales que tranquilizan tus escrúpulos éticos”

La educación es también víctima de la modernidad líquida. El pensamiento está siendo influenciado por la tecnología. Por ejemplo, hay una crisis de atención. Concentrarse es dedicarse por un tiempo prolongado a una cuestión muy importante. Cada vez somos menos capaces de hacer eso en forma correcta. Esto se aplica en gran parte a los jóvenes. Los profesores se quejan porque no consiguen lidiar con ello. Ni siquiera pueden leer un artículo que se les pide para la siguiente clase. Buscan citas, atajos, fragmentos.

Bauman consideraba que una de las tareas de la educación es brindar a todas las personas que tengan talento, la oportunidad de adquirir conocimientos que termine en un uso creativo para la sociedad; aunque lamentaba que este objetivo no se persiguiera con igual interés en todas partes. También se pronunció por la educación continua, ya que el estado de las cosas cambia durante el tiempo de estudio.

Bauman fue un severo crítico de las redes sociales, al considerar que invaden todos los espacios y diluyen las relaciones humanas. “El viejo límite sagrado entre el horario laboral y el tiempo personal ha desaparecido. Estamos permanentemente disponibles, siempre en el puesto de trabajo”. Rechazó la zona de confort que ofrecen en la redes en las que los internautas debaten con quienes piensan igual que ellos; el verdadero diálogo –afirmaba–, solo se produce en las interacciones con los diferentes.

————————————–

Referencias:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/06/11/actualidad/1370971361_594475.html?id_externo_rsoc=FB_CM

http://cultura.elpais.com/cultura/2017/01/09/actualidad/1483979989_377259.html

https://mx.unoi.com/2016/01/22/la-educacion-es-victima-de-la-modernidad-liquida-bauman/

 

Close Bitnami banner
Bitnami