Autor: UNOi

Fecha: 8 de marzo de 2016

¿Qué extrañan más, el modelo educativo tradicional o al alumno «tradicional»?

Por: Claudia Rojo* En días pasados tuve oportunidad de escuchar a Amparín Serrano, la creadora de la marca Distroller que se ha vuelto internacional y, […]

Por: Claudia Rojo*

En días pasados tuve oportunidad de escuchar a Amparín Serrano, la creadora de la marca Distroller que se ha vuelto internacional y, un punto que se encargó en reafirmar más de 6 veces en una hora, fue que nunca fue una buena alumna, que le iba muy mal en la escuela y que ninguno de los adultos que la rodeaban la tenían en buen concepto porque se esperaba más de ella con todo el contexto privilegiado que vivía: una «buena escuela», una familia «integrada», una situación económica más o menos «resuelta», en fin; tenía todo… aparentemente.

Amparín era muy creativa en las artes, dibujando, bailando, incluso estuvo a punto de ser una de las «Flans»… pero la corrieron antes de empezar. Se puede decir que sobrevivió a pesar de ir contra la corriente de una percepción generalizada de ser «una buena para nada», solo porque no era una «niña tradicional».

WW 2 cegHoy es una empresaria triunfadora, muy insegura de pararse frente a un auditorio ávido de historias de éxito. Su lenguaje corporal la delata; sin embargo, su lenguaje verbal hace mucho énfasis en su baja autoestima, que afortunadamente está trabajando para que no se permee a sus hijas.

Tras escucharla y saber que su imperio vale millones de dólares, no queda más que reflexionar si quienes estamos en el medio educativo extrañamos los modelos de educación tradicional -no lo creo-; o si extrañamos al «alumno tradicional», ese que no cuestiona, que se limita a tomar apuntes y que memoriza para sacar 10.

Les tengo una noticia, ni el modelo tradicional, ni el alumno tradicional van a volver; el caso de Amparín es la excepción si medimos el término de éxito en cuestión económica; porque si lo medimos en amor propio, como sociedad y como artífices de la educación, todavía le quedamos a deber a esta mexicana porque su inseguridad se la podría cobrar a tantos maestros que la hicieron sentir incompetente y a tantos adultos que no supieron capitalizar sus habilidades y sus aptitudes.

Después de esta reflexión y de escuchar a la fundadora de Distroller en el Foro Anual de Women´s Weekend 2016, estoy más segura que nunca de lo importante que es un método pedagógico innovador y creativas formas de evaluación de las diferentes competencias para potencializar los talentos de cada uno de nuestros alumnos: ¡Qué compromiso tenemos compañeros!

____________________________________

* La autora es Maestra en Dirección de Instituciones Educativas, con diferentes especialidades en el área de gestión y mercadotecnia, asimismo, es doctoranda en Imagen Pública de Instituciones Educativas y consultora de empresas, viajera empedernida y directora general de Colegio Europeo de México Robert Schuman.

 

 

 

Close Bitnami banner
Bitnami