Procurando la bondad en los niños - UNOi Internacional
Necesito ayuda
Quiero más información

Autor: UNOi

Fecha: 12 de abril de 2016

Procurando la bondad en los niños

Todos queremos un mundo mejor y debemos, para ello, fomentar la bondad en nuestros hijos desde la primera infancia, para que se conviertan en personas buenas, gentiles y cooperadoras. Si logramos esto, habremos dado un paso importante para su desarrollo y su futuro. Un “buen niño” tendrá menos manifestaciones agresivas o egoístas y será apreciado […]

Todos queremos un mundo mejor y debemos, para ello, fomentar la bondad en nuestros hijos desde la primera infancia, para que se conviertan en personas buenas, gentiles y cooperadoras. Si logramos esto, habremos dado un paso importante para su desarrollo y su futuro.

Un “buen niño” tendrá menos manifestaciones agresivas o egoístas y será apreciado por los demás, lo que contribuirá a desarrollar una sana autoestima y una mayor sensibilidad hacia su entorno.

Las siguientes son algunas ideas que pueden ayudar para alcanzar esta meta:

  • Gratitud. No se trata solo de que sepan dar las gracias o pedir las cosas por favor, sino de que se sientan agradecidos por lo que tienen y reciben. Esto, además de buenos sentimientos, genera reciprocidad.
  • Solidaridad. Compartir con otros lo que tenemos es una forma de mejorar su vida. Siempre habrá alguien necesitado a quien podamos brindarle un apoyo, sea éste una palabra, un recurso, nuestro conocimiento o nuestro tiempo.
  • Inteligencia emocional. Los niños deben de aprender a reconocer, expresar y regular sus emociones. Al crecer en el conocimiento de sí mismos, podrán también ponerse en los zapatos de otros y entablar mejores relaciones con base en la comunicación y el respeto.
  • Colaboración y esfuerzo. Ayudando en las tareas de la casa los niños aprenden a colaborar y podemos aprovechar para enseñarles que todo esfuerzo tiene su recompensa.

Educar a nuestros niños en valores y cultivar sus conocimientos es poner el mundo a su alcance.  Como en todo, el ejemplo es el motor más poderoso para inculcar valores. Si el adulto los pone en práctica, sus hijos lo aprenderán de manera natural.

_____________________________