Autor: UNOi

Fecha: 28 de octubre de 2011

Preservan tradiciones de muertos en la Escuela Maestro Manuel Acosta

Papel picado de colores, abundantes flores de cempasúchil, figuras de aserrín coloreado, veladoras, incensarios, granos de maíz y frijol, calabaza, tamales, calaveras y frutas diversas, […]

Papel picado de colores, abundantes flores de cempasúchil, figuras de aserrín coloreado, veladoras, incensarios, granos de maíz y frijol, calabaza, tamales, calaveras y frutas diversas, entre otros elementos, engalanaron este mediodía el patio de la Escuela Maestro Manuel Acosta en la tradicional muestra de ofrendas que año con año realiza esa institución.

María Isabel Peláez, Directora Administrativa de las escuelas Maestro Manuel Acosta, explicó que la intención es la de “resaltar las tradiciones mexicanas en nuestros alumnos, mantenerlas vigentes y que no se pierdan”. En las ofrendas, dedicadas a distintos estados de la república y personajes ilustres nacidos en ellos, participan todas las secciones de la escuela, desde preescolar hasta licenciatura.

 

Con el apoyo de sus maestros, los alumnos realizan el diseño, eligen los personajes y hacen la investigación correspondiente. En cada ofrenda, alumnos de secundaria y preparatoria -algunos ataviados con ropas típicas de las distintas regiones- explican a los visitantes cómo se celebra el día de muertos en esa región, los elementos que integran la ofrenda e información sobre la vida y obra del ilustre personaje seleccionado.

Así, la ofrenda de Michoacán está dedicada al general Lázaro Cárdenas; la de Campeche a Justo Sierra; Francisco Gabilondo Soler “Cri-Cri” es la figura de la ofrenda de Veracruz (de la sección de preescolar); en el altar de Puebla está la imagen de Gabino Barreda; en Guerrero, Juan Ruíz de Alarcón; Oaxaca honra al poeta Andrés Henestrosa y el Estado de México a la inmortal Décima Musa, Sor Juana Inés de la Cruz, cuya imagen está también plasmada en un tapete de granos en el pasillo de las oficinas. Otro poeta recordado es Jaime Sabines, en la ofrenda de Chiapas; la historiadora Elisa Vargaslugo Rangel está presente en la muestra de Hidalgo; y la de Guanajuato está consagrada al también historiador, Lucas Alamán. Hay tres ofrendas adicionales, una dedicada a La Llorona y otras dos a las tradiciones de Jalisco y Tlaxcala.

Sin menoscabo de lo bien logrado del montaje de las anteriores ofrendas y la dedicada investigación realizada en cada una, el verdadero acontecimiento de la muestra es el ‘cuadro vivo’ en el que alumnos de quinto y sexto grados de primaria personifican el célebre mural de Diego Rivera, Sueño de una tarde dominical en la Alameda. Ahí podemos ver al centro a La Catrina del brazo de su creador, José Guadalupe Posada, al mismísmo Diego niño; un gendarme; el globero; Sor Juana y Frida Khalo, un obrero; el vendedor de algodones de azúcar y el cilindrero; el general Porfirio Díaz y su esposa Carmen Romero Rubio; el poeta Manuel Gutiérerz Nájera; el libertador de Cuba, José Martí y varios otros personajes extraordinariamente caracterizados.

Los alumnos posan adoptando las posiciones del mural y, de cuando en cuando, abandonan sus lugares para realizar ‘un paseo por La Alameda’, escoltados por la música del cilindro, que si bien es simulado, en un segundo plano hay uno real que acompaña a los paseantes al compás de notas de la época.

En suma, ambiente es festivo y toda la comunidad disfruta cautivada por esta muestra de ingenio y color; en el fondo, el grupo coral del plantel sur interpreta melodías y los visitantes se deleitan con dulces típicos mexicanos y aguas frescas.

La ofrenda estará abierta mañana sábado a todo público.

Close Bitnami banner
Bitnami