Autor: UNOi

Fecha: 23 de septiembre de 2014

¿Por qué los chicos se desvinculan de la enseñanza?

  por: Claudia Rojo* El siglo XX fue de cambios radicales en muchas áreas, desde geopolíticos, hasta eventos sociales que modificaron culturas, y ni qué […]

Foto: © photography33/depositphotos.com
Foto: © photography33/depositphotos.com

 

por: Claudia Rojo*

El siglo XX fue de cambios radicales en muchas áreas, desde geopolíticos, hasta eventos sociales que modificaron culturas, y ni qué decir de la evolución tecnológica que nos corretea a pasos agigantados y que, por supuesto, siempre nos ganará la carrera en la innovación docente.

Sin embargo, los maestros necesitamos entender que somos esenciales en la formación de personas que respeten la historia, su contexto y valoren cada paso que dan hacia un futuro que ni siquiera podemos imaginar.

No hace mucho discábamos para marcar un teléfono, asistíamos a las salas de cine para ver documentales y películas que se estrenaron en su país de origen 6 meses atrás… ya ni hablar de los ladrillos de celulares que conocimos hace 25 años y que, dicho sea de paso, están volviéndose a poner de moda tamaño «mosaicos de regadera»…

No es la capacidad de atención de nuestros alumnos lo que ha cambiado, sino su tolerancia y sus necesidades de inmediatez,  porque han aprendido a centrarse en las cosas que les proporcionan respuestas al minuto y en donde se les trata más como individuos y menos como parte de un grupo de clase… ya no quieren charlas teóricas, quieren seguir sus pasiones e intereses, crear usando herramientas de su tiempo, tomar decisiones y compartir el control; compartir sus opiniones, cooperar y competir… pero el mundo del que vienen también es importante para ellos y los adultos sabemos mucho más de eso que ellos.

De aquí que propongo una mayor capacitación en el «partnering» (en México lo llamamos «pedagogía de la asociación»)  donde usar la tecnología es tarea de los alumnos y los profesores necesitan volverse expertos en cosas que ya forman parte de su trabajo, como hacer buenas preguntas, dar contexto histórico y cultural, despertar la curiosidad, proporcionar límites y contención emocional, etc. Asimismo, necesitan aprender -los maestros-, cómo detectar la pasión que cada alumno, grupo y generación tiene por temas o ideas…

A ver si me explico…

Los «verbos*» serían las habilidades a enseñar y los sustantivos serían las herramientas y éstas cambian cada vez con más velocidad ( insisto: ¡vaya rapidez con que ha ido cambiando el siglo XX y XXI!)

Si los maestros entendieran que dar clases teóricas solo logra que los alumnos se «desenchufen» entenderían que ese método ya no es relevante porque los estudiantes ya no escuchan. Simplemente, se desconectan.  En una analogía: ¿De qué sirve la entrega inmediata de la paquetería de DHL si no hay nadie en casa para recibirla?

Y conste que no hablo de ipads, ni de apps, ni de youtube, ni de ninguna herramienta específica porque como expliqué, estas son cambiantes y ¡a la velocidad de la luz!  Hablo de Maestros con verbo y sin miedo al partnering!

Hoy, la educación está directamente relacionada a las experiencias que viven los alumnos fuera de la escuela con la ayuda de la tecnología y que los dirige al mundo real en el que habitan. Nuestros niños, nacieron con el derecho inalienable a aprender de este modo, nada más tres tercios de la población en el planeta Tierra posee un teléfono móvil! El volumen de la información se duplica cada pocas horas y en un entorno así, es inevitable que nos alcance el cambio, que nos rebase, que nos obligue a sacar la casta y suplir esa presión por estar al día, con habilidades indispensables; porque hay una enorme paradoja para los educadores: el lugar donde se han producido los mayores cambios educativos no es en las escuelas, ni en la llamada Reforma Educativa (que más bien es una reforma administrativa). Al día de hoy, los mayores cambios se han dado fuera del horario escolar. ¿Qué esperamos?

¡Claudia Rojo - Robert SchumanEste siglo está resultando más que notable para el aprendizaje!

________________________________________

* La autora es Lic. en Periodismo, directora general de Colegio Europeo de México, con Maestría en Dirección de Instituciones Educativas.

 

Close Bitnami banner
Bitnami