Pensamiento crítico: enseñar a pensar desde pequeños - UNOi Internacional
Necesito ayuda
Quiero más información

Autor: UNOi

Fecha: 22 de febrero de 2016

Pensamiento crítico: enseñar a pensar desde pequeños

El niño que en preescolar quiere siempre responder a las preguntas de la maestra, cambia su actitud en la primaria por “¿Por qué me pregunta a mi?” o, peor aún, “¿Esto va a venir en el examen?”. Robert, Swartz, filósofo y director de The National Center for Teaching Thinking, en Estados Unidos, sostiene que el […]

El niño que en preescolar quiere siempre responder a las preguntas de la maestra, cambia su actitud en la primaria por “¿Por qué me pregunta a mi?” o, peor aún, “¿Esto va a venir en el examen?”.

Robert, Swartz, filósofo y director de The National Center for Teaching Thinking, en Estados Unidos, sostiene que el sistema educativo es inadecuado y mata las ganas de aprender y, sin motivación para aprender, es difícil obtener buenos resultados.

Lo primero, dice Swartz, es desterrar la idea que muchos tienen de que los niños pequeños no piensan. Enseñar a pensar es básico desde la más tierna infancia y para ello propone pensamiento, comunicación y colaboración.

El filósofo pone el ejemplo siguiente: “Enseñas a un niño varias cajas de corn flakes  y le preguntas cuál escogería para desayunar. Probablemente el niño elija aquella que más le guste por el dibujo. Enseñar al niño a pensar supone hacerle ver que antes de tomar una decisión debe valorar unas cuantas cosas. En el caso de los cereales, por ejemplo, preguntarse qué es más saludable y mejor para el cuerpo. Puede que te guste más la caja que tiene un león en lugar de la caja que tiene dibujada una manzana. Pero, ¿qué es mejor para tu salud?, ¿qué te va a hacer crecer más?, ¿un bonito dibujo en un papel o unos cereales que son realmente buenos para ti? Ofrecerle al niño esa capacidad de decisión y no porque persigamos que ellos decidan cosas como su menú, no, darles las herramientas para que aprendan a tomar decisiones basadas en preguntas que se hacen previamente. Enseñar a los niños a tomar decisiones con destreza”.

¿Qué hace necesaria la decisión? Es decir, por qué necesito comprar cereales. ¿Cuáles son mis opciones? Es decir, ¿cuántas cajas de cereales puedo escoger de las que hay en el supermercado? Y ahora una gran pregunta: ¿Cuáles son las consecuencias probables de cada opción? ¿Qué importancia tienen las consecuencias para mi vida? ¿Qué opción es la mejor una vez analizadas todas las consecuencias?

Esta es la fórmula para hacerlo. Así es como se construye que un adulto aprenda a pensar por sí mismo. Mucha gente puede pensar que esto no es sencillo, que un niño de dos o tres años no es capaz de entender, pero esto no es así, sí entienden, sólo es necesario utilizar un lenguaje diferente, sencillo y adaptado a su edad.

Robert Swartz está consciente de que no se puede cambiar la mentalidad de millones de adultos, pero sí se puede tener un gran impacto en las generaciones venideras si cada vez más escuelas llevan a la práctica enseñar a los niños a pensar en lugar de obligarles a memorizar.

_____________________________

Con información de abc.es Familia