Autor: UNOi

Fecha: 18 de julio de 2016

Las niñas y las matemáticas, derribando el estereotipo

No es que las niñas no estén interesadas en las ciencias o las matemáticas, sino más bien la forma en que se le desanima a […]

No es que las niñas no estén interesadas en las ciencias o las matemáticas, sino más bien la forma en que se le desanima a seguir sus intereses debido al persistente estereotipo de que las niñas no son buenas para tales cosas. Esto afirma Claude Steele autor de Whistling Vivaldi and Other Clues to How Stereotypes Affect Us (Tarareando a Vivaldi y otras pistas de cómo nos afectan los estereotipos).

Por años, Steele ha examinado muy de cerca este fenómeno y lo ha identificado como una amenaza de estereotipo. El asunto es mucho más complejo que solo las tendencias básicas de qué interesa a cada género de manera natural. Steele señala que las niñas que deciden seguir estudios de ciencias y matemáticas enfrentan presiones por este estereotipo y llegan a preguntarse si no será que lo están confirmando, incluso si poseen las capacidades suficientes.

Carol Dweck, investigadora de Stanford y autora de ¿Son la matemáticas un don? Creencias que ponen a las mujeres en riesgo, dice que “Uno de los aspectos más dañinos de la ‘mentalidad del don’ es que nos hace pensar por adelantado quién lo posee y quién no”. Dweck considera que creer que las chicas no tienen el don de las matemáticas es un aspecto clave para evitar que sigan esas carreras.

Por su parte Rodolfo Mendoza-Denton, profesor asociado de psicología en la Universidad de Berkeley apunta que estos estereotipos perjudiciales están inmersos en nuestra cultura [la estadounidense, aunque no es exclusivo]. En otras latitudes como Polonia, India y partes de Asia, donde el estereotipo es más débil hay más mujeres involucradas en estos campos.

En su estudio, Dweck observó una brecha entre las notas de matemáticas de niños y niñas de segundo de secundaria, pero sólo entre los que creían que las habilidades intelectuales eran un don, en tanto que en los que pensaban que dichas habilidades se podían expandir la brecha casi no existía.

Steel agrega que si como sociedad entendemos que las habilidades se pueden aumentar, expandir y someterlas a una práctica deliberada, el impacto de los estereotipos puede reducirse en gran medida. Las escuelas deberían practicar esta estrategia y los padres crear una atmósfera en casa donde el aprendizaje de ciencias y matemáticas sean igualmente desafiantes para niños y niñas y, que la diversión esté en resolver esos retos.

_________________________________

Con información de: http://ww2.kqed.org/mindshift/2012/01/10/girls-and-math-busting-the-stereotype/