La educación y el mundo de tus hijos. Una decisión Transformadora - UNOi Internacional
Necesito ayuda
Quiero más información

Autor: UNOi

Fecha: 12 de octubre de 2015

La educación y el mundo de tus hijos. Una decisión Transformadora

Conferencia de Leonardo Kourchenko en su paso por el Colegio Surval de Ciudad Victoria, Tams. por Carmen Campos      Apenas apareció en la puerta, los aplausos y gritos de bienvenida llenaron la explanada del colegio, replicándose en breve, a lo largo de la gran valla que se formó en unos minutos. Finalmente había encontrado […]

wm LK en Surval 04

Conferencia de Leonardo Kourchenko en su paso por el Colegio Surval de Ciudad Victoria, Tams.

por Carmen Campos     

Apenas apareció en la puerta, los aplausos y gritos de bienvenida llenaron la explanada del colegio, replicándose en breve, a lo largo de la gran valla que se formó en unos minutos. Finalmente había encontrado acomodo en la apretada agenda, la visita al Colegio; anhelada por quienes entendemos la importancia de su presencia en Ciudad victoria y en especial en el campus que él reconoce como escuela UNOi, el Colegio Surval. Cómo no llegar a saludarnos en casa, considerando que más tarde se encontraría con los padres de aquellos que ahora le sonreían y con emoción buscaban saludarlo de mano, como suelen hacerlo quienes se miran como iguales o se saben brotes de un mismo árbol.

Llegó a la ciudad al filo de las ocho de la mañana y de inmediato notó la calidez del ambiente que le aguardaba. Hasta el clima mostró contentura por su presencia, 27 grados; agradabilisísimos para nosotros, inusuales para él  en esta época, en el Distrito Federal, donde radica. “Viven en el paraíso –dijo en repetidas ocasiones–, pero está muy caliente”. Si supiera lo que ocurre en pleno verano.

La primera cita se pactó a las 9 30. Primero almorzaríamos, después una rueda de prensa propuesta por Tania de Luna, directora de Lente Magazine, acompañada por Mario Cansino de Noticias en Red y  Héctor González, corresponsal del grupo Imagen y del periódico Excélsior. Seria entrevistado junto con Gloria Caballero, directora general del Colegio, no obstante la mesa fue agrandándose y nos incluyó a todos los presentes. Por supuesto sus compañeros de trabajo, Sergio Hernández y José González. A los directores académicos Carlos y Carmen, y la coordinadora de eventos de la APF Surval, Samantha Montiel.

En breve, la entrevista se convirtió en una interesante charla en donde sobraron las preguntas porque después de la primera, se abordaron los temas que necesariamente están ligados con la Educación en el Siglo XXI. Se habló de paradigmas, de tecnología, de modelos educativos, de los fines de la educación… Tania se interesó por conocer su opinión respecto del papel que han de jugar los padres de familia en este gran cambio y con conocimiento amplio pero también con humildad, reiteró que no hay recetas y compartió su experiencia como padre de familia, antes de Sistema UNOi y después de Sistema UNOi. Opinión muy ilustradora para una periodista que tiene la enorme tarea de educar a tres varones. No pudo faltar el tema de la educación pública, ahí también nos dio cátedra. En su opinión, el estado tiene que rigorizar sus controles y adelgazar la nómina que consume la mayor parte del presupuesto asignado. Si cobran, que trabajen. Si no, que se vayan –expresó rotundo Por supuesto, tiene que invertirse más en capacitación y materiales y dar cabida a modelos educativos que provoquen verdaderos aprendizajes. Aquellos que vuelvan competentes a los alumnos para que produzcan; que propongan soluciones a problemas cotidianos. Modelos pedagógicos como el de sistema UNOi que está ganando terreno y ya se posiciona en más de mil escuelas de México y América Latina.

Todo lo que ahí se habló fue importante, aunque sin duda el renglón fundamental fue el que diera respuesta a la pregunta pertinente ¿Qué hay del lado humano en la educación del siglo XXI? Y ahí nos tendimos todos. Estuvimos de acuerdo en que la nueva escuela debe ocuparse ante todo, de crear condiciones para que sus estudiantes sean felices y para lograrlo tiene que invertirse en el desarrollo del SER. Abandonar el supuesto de que todos sabemos que si hacemos algo para el bien de alguien es porque lo queremos, y no porque no sea cierto sino porque tenemos que ser más explícitos para que todo lo que hagamos impacte en lo profundo de cada uno. Si, desarrollar el SER, comenzando por los profesores porque en educación siempre aplica, aquello de que nadie da lo que no tiene. A punto de concluir la charla me permití alzar la mano en nombre de los muchachos de la secundaria, quienes provocados por sus profesores habían indagado sobre su trayectoria y se habían creado una expectativa muy concreta respecto del encuentro con sus padres, y tenían preguntas y algunas sugerencias. Una repetida y mejor expresada por Gerardo Sosa: Que les dé información a mis papás, para que mejoren su concepto de educar. Quizá fue eso lo que abrió la llave para concretar la visita al campus y tras las fotos obligadas nos fuimos al Colegio en donde nadie lo esperaba, pero todos se organizaron para recibirlo, apenas conocida la noticia.

En el trayecto de la puerta al gimnasio, saludó de mano y con besos y abrazos, y se dio tiempo de preguntar los nombres de quienes saludaba. Reiteradamente preguntó si la escuela les gustaba y por qué y reiteradamente le respondieron que sí, porque era divertida, porque tenía Sistema UNO y porque ahí estaban sus amigos. Qué más quiere un niño que se sabe en un espacio seguro, escuchado, aceptado y querido, y con iPads, claro.

wm LK en Surval 00 Collage

Tardó alrededor de 15 minutos en llegar con los más grandes. A ellos les preguntó si ya sabían que quieren estudiar y para su sorpresa, hubo algunos  que no pudieron responderle; quizá para no comprometer una decisión que está en proceso. Pero los muchachos también tenían preguntas y se dio tiempo para responderlas todas. Entre los más significativo de su  diatriba con ellos, destacan las sugerencias para que al elegir carrera piensen en lo que más les gusta hacer. Que consideren que para ser famoso o tener reconocimiento, hay que trabajar 24, 36 o 48 horas diarias y repetir una y otra vez hasta que salgan bien las cosas. Fue tan bueno y oportuno para 3º de Secundaria que su coordinadora, Míriam Flores Maldonado, lo agradeció con un abrazo pues ese había sido su tema en la clase mañanera. Fue éste el último saludo y salió corriendo a tomar un poco de aire antes de la comida que estaba pegada a la conferencia con los padres.

En punto de las cuatro de la tarde arribó al Polyfoum Victoria, donde ya le esperaban un centenar de padres de familia. Al final contamos cerca de 400 asistentes entre papás, invitados y maestros. Con ellos trabó un diálogo que todavía resuena en los cafés de pueblo quieto. Que sigue comentándose entre pasillos y que nos ha dado tareas a padres y maestros.

Desde que  lo conozco, nunca he visto batallar a Leo Kourchenko para entablar un diálogo con el respetable y esta no fue la excepción. En breve captó el interés de todos llevándolos por el camino que la educación ha tenido en los últimos años. Bueno, desde el siglo pasado. De lo poco que han cambiado los planes de estudio y los modelos educativos. Especialmente habló de la realidad en que están inmersas las nuevas generaciones con el uso de la tecnología y como está influyendo en su educación; aludió sin expresarlo al currículum oculto, que nos guste  o no, lo veamos o no, existe y sus hijos, nuestros estudiantes  navegan por ese mundo, por lo que se ha vuelto un imperativo, cambiar los propios paradigmas y prepararnos para que naveguen con nuestra guía y no nos lleven de encuentro  por ser ellos nativos digitales y nosotros apenas migrantes. Habló del Facebook Instagram, de Google. De la realidad virtual, de lo bueno y lo malo de las redes. De la importancia de una plataforma regulada y del iPad como aliados en la educación propuesta por sistema UNOi. Del trabajo colaborativo y  la interacción constructiva, como las mejores formas de construir conocimiento, de participar en grupo, dignificarse y ganar respeto ante los demás. Le aplaudimos varias veces y aunque hicieron pocas preguntas, las voces que se oyeron reflejaron que habían entendido todo y que estaban sensibles ante el llamado que les hizo para prepararse más y mejor en su tarea como padres.

Como es de suponer, al final vinieron los autógrafos y las fotos. Los abrazos y las felicitaciones; y a todos atendió, administrando los últimos minutos, antes de salir al aeropuerto. Y salió corriendo, sin recordar quizá, que aquí en Ciudad victoria, nada está lejos y ni el peor embotellamiento podría impedir que estés a tiempo en tu destino. Se fue Leonardo y su recuerdo palpita en nuestra sonrisa y en el imaginario de quienes escribieron lo que más les impactó de su contacto con él. Cierro esta nota compartiendo algunas de esas voces y esos rostros.

“La plática de Leonardo Kourchenko me pareció súper interesante y además entretenida. Explicó  a nuestros papás como debía ser la educación de los hijos con la tecnología y la disciplina hoy en día.  Al final de la conferencia pusieron una foto de mi grupo, me reconoció y mencionó lo que yo le había comentado cuando vino al colegio y me emocioné mucho porque sé que esas cosas nunca se olvidan”.  Andrea Reyna.

“Me pareció muy interesante ya que debemos tener más paciencia con nuestros hijos y entenderlos mejor”. Priscilla Díaz de León.

“Fue una plática muy acertada por los tiempos que vivimos. La tecnología evoluciona con las nuevas generaciones y el mundo y el éxito es del que acepta y genera la nueva educación. Tenemos que aprender a relacionarnos de la misma manera que nuestros hijos lo hacen, para poder entenderlos y comprender su nuevo mundo”. Lili Dragustinovis y Majo Vera.

___________________________