Autor: UNOi

Fecha: 2 de marzo de 2015

Impresoras 3D. Innovación para el cambio educativo

La impresora 3D es una tecnología que ha venido a revolucionar muchos procesos industriales pero que también ofrece un sinnúmero de posibilidades en el terreno […]

Alejandro Martínez en Educación XXI
Alejandro Martínez en Educación XXI

La impresora 3D es una tecnología que ha venido a revolucionar muchos procesos industriales pero que también ofrece un sinnúmero de posibilidades en el terreno educativo. Para hablar del tema, la emisión del pasado sábado de Educación XXI que conduce Leonardo Kourchenko en W-Radio, invitó a Alejandro Martínez, experto en esta tecnología; y, por vía telefónica, a Fernando Revilla director de Uno Internacional México y a Bertha Coronado, directora de preparatoria del Instituto Jean Piaget en Culiacán, Sinaloa.

Para comenzar, Alejandro Martínez explicó que una impresora 3D es un máquina que toma un diseño elaborado en un software de computadora (AutoCad, Solidworks, etc.), toma materia en un formato y, a través de un medio físico, la transforma en un sólido. Es una máquina de transformación de materia que ahorra muchos pasos del proceso de fabricación. Comparó esta tecnología con las pistolas de silicón, con la diferencia que la impresora 3D tiene una robótica asociada con el depósito del material, la solidificación y la precisión de acuerdo al diseño.

Fernando Revilla, quien tiene en casa una impresora 3D de inyección de filamento, apuntó que la tecnología tiene más de 30 años a nivel industrial, pero en la actualidad las dimensiones y precios se han reducido haciéndolas más accesibles a las personas. Su equipo, dijo es un poco más grande que un horno de microondas.

De acuerdo con Alejando, la tecnología surgió en California hace 32 años en el laboratorio de John Hall y, en 2007, a raíz de la crisis financiera en Estados Unidos, comenzó a aplicarse a nivel no industrial. Esto, junto con el desarrollo de nuevos materiales a inicios de siglo (resinas plásticas, plásticos industriales, yeso, cerámicas, metales), elevó el número de posibilidades.

A la pregunta de cómo vincular el mundo educativo con esta tecnología, Fernando consideró al aula como el lugar idóneo. El primer paso, dijo, es perderle el miedo y en segundo lugar te da el poder de crear a partir de un diseño y verlo aparecer ante tus ojos. Aseguró que se pueden encontrar aplicaciones en todas las asignaturas y citó como ejemplo la construcción de una cadena de ADN en Biología.

Agregó Alejandro que ya desde hace 10 años hay universidades que usan esta tecnología. Entre las ventajas mencionó el complemento de habilidades y la sustitución de costos. En medicina, por ejemplo, es posible imprimir reproducciones exactas de huesos para sus prácticas. Subrayó que entre otras habilidades desarrolla en especial la de la innovación.

Alejandro presentó tres muestras de piezas hechas en una impresora 3D con diferentes tipos de material plástico: un engrane para una pieza automotriz; una tapa de un recipiente; y un modelo a escala de válvula de cierre de un pozo petrolero.

Piezas 3d

Desde Culiacán; Bertha Coronado comentó que adquirieron la impresora 3D pensando en sus alumnos de prepa que se inclinan a seguir carreras como ingenierías aeronáutica, arquitectura, diseño gráfico, ingeniería de de software, para acercarles esta tecnología y ofrecerles bases. El equipo fue recibido con gran entusiasmo por padres y alumnos y, de inmediato los chicos investigaron sobre el software (Alejandro apuntó que hay software público disponible) y comenzaron a hacer diseños. Actualmente están desarrollando un dron, además de engranes para un móvil y, están participando en un taller de Solidworks.

Entre la infinidad de aplicaciones posibles, los invitados mencionaron: piezas de refacción desde caseras hasta industriales; un andamiaje para células madre; guardas dentales; prótesis; repuestos de piezas en estaciones espaciales; el límite, coincidieron, es la imaginación.

____________________

El audio del programa completo puede escucharse aquí.

 

Close Bitnami banner
Bitnami