Estrategias efectivas de estudio - UNOi Internacional
Necesito ayuda
Quiero más información

Autor: UNOi

Fecha: 28 de octubre de 2015

Estrategias efectivas de estudio

¿Es realmente eficaz la relectura a la hora de estudiar? La forma en que la mayoría de los alumnos estudian, no tiene sentido. A esta conclusión llegaron los psicólogos Henry Roediger y Mark McDaniel de la Universidad de Washington en St. Louis, quienes junto con el escritor Peter Brown, publicaron Make It Stick: The Science […]

Foto: © zurijeta/depositphptos.com

Foto: © zurijeta/depositphptos.com

¿Es realmente eficaz la relectura a la hora de estudiar? La forma en que la mayoría de los alumnos estudian, no tiene sentido. A esta conclusión llegaron los psicólogos Henry Roediger y Mark McDaniel de la Universidad de Washington en St. Louis, quienes junto con el escritor Peter Brown, publicaron Make It Stick: The Science of Successful Learning (Haz que se quede: La ciencia del aprendizaje exitoso).

 

Tanto en experimentos de laboratorio como en las clases reales, demostraron que releer es un mal método para aprender el material. Resulta más efectivo usar estrategias activas de aprendizaje –como fichas, diagramas y autoevaluaciones–, así como distribuir el estudio en el tiempo y mezclar diferentes temas.

Entre las recomendaciones de McDaniel para estudiar mejor, encontramos:

No basta con solo releer notas y libros de texto

Por lo regular, la mayoría de estudiantes cuando estudian releen textos y notas; es su primera estrategia de estudio. Sin embargo, investigaciones muestran que la relectura de un capítulo no mejora el aprendizaje, en comparación con quienes lo leen solo una vez. Con la primera lectura se extrae una importante cantidad de comprensión. En la segunda hay una sensación de “esto ya lo sé” y hace que no se procese a fondo lo leído.

Hazte muchas preguntas

Una buena técnica consiste en leer una vez y después autoevaluarse. Recuperar esa información es lo que en realidad produce un aprendizaje y memoria más sólidos. Hacer preguntas ayuda a entender más a fondo y propician una mejor comprensión. Incluso ayudan a diagnosticar dónde poner más empeño.

Conecta la información nueva con algo que ya sepas

Otra estrategia consiste en procurar –durante una segunda lectura–, relacionar las ideas principales del texto con algo que ya sabes.

Exponer la información de manera visual

Hacer diagramas, modelos visuales u organigramas es una gran estrategia. Cualquier cosa que cree aprendizaje activo, donde tú mismo generes conocimiento, es muy efectiva en cuanto a la retención. Esto significa que el que aprende necesita involucrarse y más y ser menos pasivo.

Usar fichas

Un conjunto de tarjetas con una pregunta al frente y la respuesta en el reverso pueden ser muy útiles. McDaniel propone no descartar ninguna aunque se conteste correctamente, ya que encontrarse con ella en otro momento representa un refuerzo importante. “No toda repetición es mala. La repetición sin sentido es mala.”

No saturarse

Esperar hasta el último día y repetir la información una y otra vez no es una buena idea. Según los investigadores no es bueno para la memoria a largo plazo. Puede que te ayude a pasar el examen del día siguiente, pero al final no retendrás mucha información, y al año siguiente, cuando necesites la información para la próxima asignatura, no estará allí.

La recomendación aquí es estudiar un poco cada día diversos temas y regresar a ellos en forma recurrente.

_____________________