Autor: UNOi

Fecha: 1 de octubre de 2014

Escuela se transforma en museo de aprendizajes

Cada nueve semanas, alumnos de Tennessee, en Estados Unidos, crean una exposición de lo que aprendieron, para la comunidad Redação na Rua* 01/oct/2014.     Según el […]

Normal Park 00

  • Cada nueve semanas, alumnos de Tennessee, en Estados Unidos, crean una exposición de lo que aprendieron, para la comunidad

Redação na Rua* 01/oct/2014.     Según el diccionario Houaiss de de la lengua portuguesa, la palabra museo se refiere a una «institución dedicada a buscar, conservar, estudiar y exponer objetos de interés duradero o de valor artístico, histórico, etc.» Desde esta perspectiva, el modelo estadounidense de escuelas Magnet [escuelas públicas con currículo especializado] creó en 2002 la Normal Park Museum Magnet School, en Chattanooga, Tennessee, en Estados Unidos.

Ahí, alumnos –de 5 a 14 años–, se convierten en autores y también en curadores de su proceso de aprendizaje. Además de la participación e intensa experiencia en el desarrollo de proyectos, los estudiantes presentan sus trabajos regularmente a la comunidad escolar y de su entorno: cada nueve semanas, todos presentan los resultados de lo que hicieron como una exposición de museo. En estas visitas a la escuela, la gente de la comunidad puede opinar sobre los proyectos, sugerir nuevas intervenciones y hasta ofrecer su apoyo, encontrando maneras de contribuir a los procesos pedagógicos de la institución.

En su misión, la escuela se propone «cultivar la sabiduría y la ciudadanía en todos los alumnos, preparándolos para el futuro y desafiándolos a descubrirse a sí mismos y al mundo». De esa forma el personal administrativo y docente comparten valores clave en todas sus acciones: evaluación, colaboración, creatividad, descubrimiento, pasión por el conocimiento y esperanza. Para la institución, sólo reconociendo el desarrollo individual de cada niño y cada maestro es que se construye el éxito académico. Por lo tanto, todos tienen acceso a diversas posibilidades de aprendizaje, que también incluyen recorridos integrados al plan de estudio en siete instalaciones museológicas de la ciudad.

En lugar de estar sólo en el aula, los alumnos acceden a la comunidad y transitan a través de diferentes espacios libres de la escuela, que todos los días están llenos de sus intervenciones y proyectos. Con este fin, la escuela ofrece a los expositores una calidad de museo, tanto para la valoración, como para la preservación de las obras de los estudiantes. Las paredes están todas ocupadas por coloridos murales y hay variados espacios para la intervención de los alumnos, asegurando que puedan comunicar sus experiencias y efectivamente formar parte del espacio.

En forma paralela, regularmente se invita a artistas de la comunidad para exponer sus obras en la escuela, con momentos abiertos al público en generales, pero en particular dando prioridad a la participación de la comunidad escolar y su relación con la labor educativa de la institución.

Currículo

Para la escuela, la clave del proceso curricular está en la colaboración tanto entre profesores y alumnos como entre alumnos entre sí, así como con las instituciones de la comunidad. Por ello, cada semana todos participan en expediciones curriculares por lo museos asociados, como Museo Hunter de Arte Americano, el Acuario de Tennessee, el Centro de Historia, el Zoológico y el Centro de Natural de Chattanooga, el Museo de Descubrimiento Creativo y el Centro Cultural Bessie Smith. Además de la visita, la diferencia es que la escuela planea el recorrido a realizar en conjunto con los equipos educativos de las instituciones. En los espacios, los estudiantes participan en actividades que dialogan directamente con lo que están desarrollando en el aula.

Por lo regular interdisciplinarias, las experiencias en los museos se relacionan también con los proyectos y temas de las exposiciones de los estudiantes. Para complementar el aprendizaje, la escuela activa otras asociaciones comunitarias, como el tribunal de justicia, el centro de las artes de la ciudad, teatros y parques.

Tanto en las expediciones por la comunidad, como en las clases en la escuela, la propuesta es fortalecer la autonomía del estudiante, incentivándolo a mantener el deseo de aprender durante toda la vida. Por lo tanto, el cuerpo docente trabaja en módulos trimestrales y aprendizaje por problemas, presentando el resultado final como el punto de partida de una investigación académica. Las preguntas pertinentes siempre tienen una relación con la comunidad, con los temas de la juventud o con lo que discuten las instituciones asociadas.

Con el apoyo de la tecnología, la escuela hace uso de las pizarras digitales de aprendizaje y notebooks, alentando la interacción y la colaboración entre las partes. Pero más allá de los recursos digitales, los estudiantes registran un diario en el que se les pide que describan lo que han aprendido, sus dudas y preguntas sobre el plan de estudios y el programa de la escuela. Estas reflexiones ayudan –trimestralmente– a Normal Park a revisar su propuesta pedagógica. La institución apoya el acompañamiento personalizado de los profesores con sus alumnos.

Además, la escuela trabaja con clases de estimulación de la escritura, incluyendo la publicación de los trabajos de los alumnos; clases de modelos matemáticos en un método que asocia a la ciencia con cuestiones del mundo contemporáneo; lectura guiada en el aula, tanto en grupos como individualmente, fomentando el debate en la comprensión de textos; y el uso constante de laboratorios de ciencias en apoyo a la experimentación y al «aprender haciendo».

Evaluación

Normal Park trabaja con diversos recursos de evaluación. Aunque existen las pruebas, éstas tienen la función de guiar al docente en el acompañamiento del alumno. En cambio, los niños y niñas se autoevalúan a partir de sus portafolios. Una vez expuestos sus trabajos a la comunidad, reciben críticas, sugerencias y opiniones  de terceros; todo siempre desde la perspectiva de la colaboración.

Durante todo el proceso, el educador indica las expectativas de aprendizaje a los estudiantes, lo que los hace copartícipes del proceso.

Como actividades complementarias, los alumnos pueden participar en talleres de teatro (tanto en la actuación, como en la producción escénica), danza, artes visuales, banda de fanfarria, banda de jazz y el coro.

___________________________________

Forman parte de Redação na Rua los sitios: Catraca LivreCentro de Referências em Educação IntegralGuia de EmpregosPortal AprendizPorvir e VilaMundo.

El artículo original puede leerse en: http://porvir.org/porfazer/escola-se-transforma-em-museu-de-aprendizados/20141001. Tradicción: UnoNews.

Close Bitnami banner
Bitnami