Enseñanza híbrida fomenta el auto-aprendizaje en Japón - UNOi Internacional
Necesito ayuda
Quiero más información

Autor: UNOi

Fecha: 7 de octubre de 2014

Enseñanza híbrida fomenta el auto-aprendizaje en Japón

  Un instituto ayuda a los estudiantes a organizar su tiempo y estudiar solos a partir de motivaciones propias fuera del horario escolar por Paula Furtado* Al otro lado del mundo, en un país con alto desarrollo tecnológico, el uso de las herramientas digitales en el aula o, incluso los cursos en línea, se topan […]

 

Foto: © realinemedia/depositphotos.com

Foto: © realinemedia/depositphotos.com

  • Un instituto ayuda a los estudiantes a organizar su tiempo y estudiar solos a partir de motivaciones propias fuera del horario escolar

por Paula Furtado*

Al otro lado del mundo, en un país con alto desarrollo tecnológico, el uso de las herramientas digitales en el aula o, incluso los cursos en línea, se topan con varias barreras para entrar en la cotidianeidad escolar. El ambiente educativo japonés, que despierta la curiosidad de muchos estudiosos, debido a los muchos logros alcanzados, es predominantemente tradicional y rígido en sus procesos de aprendizaje. Pero eso tiende a cambiar, de acuerdo con Kenji Komatsu, director general de IPAL (innovative personalized and autonomous learning), un instituto privado de estudios extracurriculares (para ser más precisos inglés, matemáticas y japonés).

Tuve la oportunidad de conocer esta inspiradora iniciativa en un viaje al Japón. Después de algunas conversaciones con Komatsu, pude ver cuánto se alinea el rumbo de la educación entre las culturas más distintas. Durante el tiempo que estuve en el país fue testigo de cuán diferentes a mi realidad son los hábitos y costumbres de allí; sin embargo, la búsqueda de la formación de un alumno más autónomo es común en muchos países, lo que distiende las fronteras a través de la tecnología y el intercambio de experiencias en métodos de enseñanza que tienen por objetivo a un estudiante con habilidades y competencias que métodos más tradicionales no garantizan.

La idea del instituto nació en 2011 a partir de la necesidad de complementar los estudios de la escuela tradicional que aún sigue los preceptos curriculares que siguieron a la Segunda Guerra Mundial. Según Komatsu, estos preceptos fueron en extremo eficaces para reconstruir el país y convertirse en una potencia; sin embargo, hoy el país es diferente, tiene una estructura social y económica diferente y también requiere cambios en la educación, ya que la formación no atiende las demandas actuales del país y del mundo.

La clave para la innovación en IPAL fue la elección de una escuela de enseñanza híbrida (blended learning), como afirma su director al afirmar que «este debe ser el camino a seguir por la educación japonesa». Esta tendencia de enseñanza trae consigo un aprendizaje centrado en el estudiante, tomando en cuenta su capacidad, intereses y objetivos, construyendo así un plan de estudios individual y a la medida.

Komatsu destacó que el instituto no busca aumentar la cantidad de conocimiento de contenidos en los alumnos, pero sí las competencias dirigidas al auto-aprendizaje y la organización de su propio tiempo. El objetivo principal del IPAL es hacer que los estudiantes sean capaces de estudiar por su cuenta a partir de sus propias motivaciones y en cualquier lugar, incluso solos, en casa, y siendo tentados por mil cosas que parecieran más divertidas.

Una dificultad común que encontró entre sus alumnos, fue la de organizar su propio tiempo y lidiar con el calendario de actividades. Eso, para él, es el resultado de la educación tradicional que acostumbra al estudiante a sólo absorber datos y no pensar o motivarse sobre lo que debe hacer. Por ejemplo, la cuadrícula curricular que establece lo que debe estudiar cada quien de acuerdo a su edad y grado.

Estudiando la enseñanza híbrida, Komatsu diseñó un sistema de rotación para el IPAL y cambió el nombre del salón de clases por el de «laboratorio». Ahí, cada alumno estudia individualmente el contenido en línea, practica ejercicios fuera de línea (pudiendo incluso utilizar lápiz y papel) y, en caso de dudas, registra una sesión presencial con su tutor. Este ciclo se repite siempre con la inclusión de nuevos contenidos o refuerzo. Además, para invertir en el desarrollo de la autonomía, no hay un calendario fijo de tareas ni horarios: los mismos alumnos crean sus propios horarios y deben actuar con la responsabilidad y organización con las que se comprometen.

Con este enfoque pedagógico, los estudiantes comenzaran a encontrar más sentido en lo que están aprendiendo, porque el aprendizaje está más personalizado a las necesidades de cada uno. Para apoyar el método, Komatsu usa un entorno en línea japonés que tiene objetos de aprendizaje combinados con la herramienta gratuita del calendario de Google. La elección del entorno en línea se determinó por la lengua japonesa.

_________________________________________________

*Investigadora (maestría) en Lingüística Aplicada y la Tecnología por la Unicamp, profesora, diseñadora instruccional y cofundadora de la Escuela Mupi

El artpiculo original puede leerse en: http://porvir.org/porfazer/ensino-hibrido-incentiva-autoaprendizagem-japao/20140922. Traducción UnoNews.