Autor: UNOi

Fecha: 6 de enero de 2016

Empezar el año con el pie derecho

Para hablar de los buenos hábitos emocionales que podemos fomentar en nuestros hijos para una mejor disciplina, seguridad y asertividad al iniciar este 2016, la […]

Para hablar de los buenos hábitos emocionales que podemos fomentar en nuestros hijos para una mejor disciplina, seguridad y asertividad al iniciar este 2016, la pasada emisión de Educación XXI que conduce Leonardo Kourchenko por W-Radio, tuvo como invitados a Erika de la Fuente, líder del Comité de Capacitación Continua del SEDI, (Servicios Educativos para el Desarrollo Infantil); Leticia Valero, Fundadora de Educando en Conciencia; Pedro Landaverde, consultor educativo; y, Araceli Pastrana, coordinadora de evaluación de UNO internacional.

Para Comenzar, Araceli Pastrana señaló que el inicio de un nuevo año es una oportunidad propicia para formar buenos hábitos en los niños, en los que quien tiene que tener claridad es el papá. Se puede aprovechar para comunicar a nuestros niños lo que queremos; cómo va a ser la vida a partir de ahora. Se vale borrón y cuenta nueva y no tiene que haber descontrol al cambiar las reglas: hay cosas que se mantienen y otras que cambian de acuerdo a la edad del chico. Subrayó, además, la importancia de mantener las normas como se establecieron.

De acuerdo con Araceli, Erika de la Fuente destacó la consistencia como el principio básico que deben tener los padres. Dijo que resulta más fácil disciplinar a un niño  con el que no se está ligado emocionalmente; cuando interfiere el amor, la angustia y la culpa es más difícil. Puso como ejemplo el amiguito de tu hijo que tira un vaso y no pasa nada, mientras que si el hijo es el que lo hace el regaño es inmediato. Es necesario aprender a disciplinar con cariño con amor, con respeto y, sobre todo, sin atropellar la dignidad del niño.

Leticia Valero en Educación XXI
Leticia Valero en Educación XXI

Leticia Valero se preguntó por qué no podemos simplemente ser claros con nuestros hijos; decirles qué hacer y cómo hacerlo. No tienen que pagar porque tiraron la leche. ¿Cometiste un error? Así fue, y la próxima vez lo vas a hacer diferente. No tenemos que ser padres agresivos para que los niños escuchen. Tenemos que ser padres claros y asertivos.

Por su parte, Pedro Landaverde comentó que el comienzo del año es una buena etapa para ponerse objetivos y metas; volver a iniciar la parte motivacional, la parte de respeto de la dignidad humana, la parte de retomar estrategias educativas funcionales. Los maestros, dijo, juegan un papel determinante en todo esto, donde la congruencia entre lo que pienso digo y hago es fundamental.

Agregó Lety que también es un buen momento para repensar, por parte de los maestros. los métodos de disciplina. Ahora cómo voy a hacerlo mejor en el aula (o en el hogar). Aceptando los errores y, cuando ocurran, voy a estar ahí para enseñarte cómo hacerlo diferente, no para que te sientas mal por lo que hiciste.

Interrogó Leonardo sobre si habría que elaborar una guía o un plan y Pedro dijo que, en su experiencia, se veían resultados  mejores y más rápidos cuando las propuestas se hacían de manera incluyente. En este sentido Lety propuso plantear cómo queremos que se vea nuestro salón, nuestras interacciones; ¿nos sentimos cómodos cuando nos gritamos o empujamos, o cuando pedimos por favor? Incluir a los alumnos genera un compromiso de su parte. Lo mismo sucede en casa.

Erika apuntó que el plan de acción se va a determinar de acuerdo a la estructura familiar, las edades de los niños. Coincidió en el aspecto del compromiso al involucrarlos y propuso no necesariamente iniciar desde cero. Sea cual sea el plan, debe tener metas intermedias; si son muy grandes, pudieran ser inalcanzables.

Araceli Pastrana en Educación XXI
Araceli Pastrana en Educación XXI

Las personas –comentó Araceli– se estresan al querer quitar lo que hacen mal. Consideró más fácil hacernos de nuevos buenos hábitos que tratar de eliminar los negativos. Ponderó las reflexiones con preguntas como: ¿qué te gusto del año pasado?, ¿qué quieres para este año? En realidad se está evaluando lo pasado y el niño se orienta al deseo de lo nuevo, con nuestra guía respecto a lo que hay que hacer para lograrlo. Que tomen conciencia de qué hacen para lograr lo que quieren. Así, van aprendiendo a conocerse y autodisciplinarse y a saber que todo ese esfuerzo es recompensado.

Erika secundo lo relativo a la evaluación y agregó que corresponde al adulto responsable hacer la conciencia de cambio ya que es ejemplo y modelo de los más pequeños. Si uno como adulto no mantiene compromisos va a ser peor que si no lo hubiera hecho, afirmó.

Sobre las edades, Lety dijo que en preescolar debe ser muy guiado: ¿Cómo te sentiste respecto a esto? En primaria, ya tienen capacidad de reflexionar sobre sus propias acciones. Aseguró que la guía en el proceso es vital; cuando ellos digan quiero esto diferente, hay que trabajar con ellos ese compromiso.

Laty calificó de enorme la desconexión derivada de la necesidad de que ambos padres trabajen. Lo que más necesitan los niños es estar en relación; la falta de ésta se refleja también en comportamientos más extremos de los niños en la escuela.

Araceli agregó que si bien los patrones han cambiado, es por eso que lo adultos tienen que estar más atentos a lo que hace el niño, quien, por otra parte aprende a controlar a los demás antes que a sí mismo. El reto del adulto es enseñarle ese control para que no recurra a la manipulación.

Pedro Landaverde en Educación XXI
Pedro Landaverde en Educación XXI

Para el regreso a clases, Pedro introdujo el tema de la psicología positiva y propuso que además de la típica pregunta sobre cómo les fue en las vacaciones, el maestro incluya una reflexión para la toma de conciencia en aspectos como compartir, valores y aprendizajes obtenidos durante el receso escolar.

Al respecto, Erika dijo que la psicología positiva intenta fortalecer el carácter del individuo con base en potenciar sus fortalezas. Muchas corrientes anteriores se enfocaban en las deficiencias y cómo superarlas. En esta nueva tendencia, cuando reconoces en qué eres bueno y lo potencias, tu satisfacción es tal que minimizas lo que tienes mal sin dejar de trabajarlo.

En las recomendaciones finales, Araceli planteó identificar aquello que te ha dado resultado para el objetivo de tu familia, fomentarlo y compartirlo. Erika propuso elegir uno de los hábitos fundamentales que te dan estructura como ser humano: sueño, higiene, alimentación y actividad física y enfocarse en él en este año, con un plan sincero y alcanzable. Lety pidió enfocarse en los logros, propios y de nuestros niños, y no en lo que están fallando. Por último, Pedro se declaró por descubrir las áreas de oportunidad, ponerlas por escrito y trazar metas a corto mediano y largo plazos.

Asertividad 032

_____________________________

Close Bitnami banner
Bitnami