Autor: UNOi

Fecha: 17 de octubre de 2013

El valor de los errores: ¿Debe importar cuánto le lleva a un alumno aprender?

por Miriam Clifford*. 06/11/21012. James Joyce afirma que los genios no sólo aceptan los errores como parte del proceso de aprendizaje, sino que están dispuestos […]

Voting/rejection conceptpor Miriam Clifford*.

06/11/21012. James Joyce afirma que los genios no sólo aceptan los errores como parte del proceso de aprendizaje, sino que están dispuestos a buscarlos como puertas al autoconocimiento. En educación, nuestra percepción de los errores es importante. Desafía las concepciones de lo que define el éxito y el fracaso.

El error más grande que cometí en mi educación fue reprobar un curso de Física en Cornell. Opté por tomar una clase auto-tutorial que no requería de cálculo porque tenía miedo de cometer errores matemáticos. Hasta ese momento nunca había fallado en nada. Fue un punto de quiebre para mí. Tuve que descartar nociones previas de aprender para triunfar. Acepté que a lo largo del camino habría muchos errores. Reaprendí las bases que previamente había memorizado a través de difíciles ejemplos y trabajo de laboratorio repetido y detallado.

Si vemos el conocimiento como sólo el suficiente para “aprobar un curso”, entonces nos perdemos lo significativo del aprendizaje.

Cambiar la forma en que vemos los errores y el tiempo que toma aprender puede ayudarnos a producir mejores resultados del aprendizaje. Permite a los estudiantes comprometerse independientemente en el proceso de aprendizaje.

¿Por qué son importantes los errores para lograr compromiso y aprendizaje?

  • Vivimos en una época en la que estamos un poco temerosos de permitir que los niños se equivoquen. La generación Y tenía ‘padres helicóptero’ que estaban más que comprometidos en la crianza de sus hijos. El apoyo es una gran cosa. Pero involucrarse demasiado en la vida de un niño puede estancar su crecimiento. En un artículo reciente del New York Times,  se considera que permitir que los niños cometan sus propios errores de manera natural les ayuda a desarrollar un concepto más fuerte de sí mismos. La investigación sobre la crianza sugiere que les va mejor a los niños con padres sensibles que equilibran las altas expectativas al tiempo que respetan el concepto de sí mismo del niño. Permitir errores adecuados a su edad puede aumentar la confianza y las habilidades para resolver problemas.
  • Los educadores pueden caer en la misma trampa que los padres. Queremos que sean sensibles, pero no autoritarios. Después de todo, la meta de la educación es hacer que los estudiantes resuelvan problemas de manera independiente. Los estudiantes deben ser capaces de tomar una generalización y aplicarla a diferentes situaciones. Los errores son la base de aplicación; permiten experimentar.
  • Si no permitimos que los estudiantes se equivoquen en el salón de clases los estamos preparando para el fracaso en el mundo real. Si vemos el conocimiento como sólo el suficiente para “aprobar un curso”, entonces nos perdemos lo significativo del aprendizaje. Es cierto que los alumnos podrían tener las ‘respuestas correctas’ de un examen, aunque saber muy poco sobre resolución de problemas. Esto es en esencia lo que me sucedió en Física. Memoricé el libro de texto porque me di cuenta de que no tenía mucha inclinación hacia el pensamiento del hemisferio izquierdo del cerebro. Si me hubiese permitido cometer más errores en mi aprendizaje anterior, probablemente habría salido mejor en la Física universitaria. Al llegar a la universidad, mi memorización no me ayudó a llenar los huecos en conocimiento producidos por fundamentos deficientes para el éxito futuro.
  • Dedicar tiempo a entender los errores permite de hecho a los estudiantes pasar a un nivel de comprensión más profundo. Podemos argumentar que este tipo de aprendizaje a fondo influye en toda su vida, más que saber “sólo lo suficiente” para aprobar una materia. Uno podría preguntarse ¿por qué no más maestros adoptan este enfoque? Pues bien, es contrario a la intuición. Los errores son costosos en términos de tiempo. Y el tiempo es limitado en el aula. Pero si más que establecer principios que debemos alcanzar, vemos el aprendizaje como algo continuo  basado en el individuo, este razonamiento se rompe.
  • Cada persona aprenderá de manera diferente y quizá se centrará en partes distintas de un tema. Si vemos de este modo el aprendizaje, permitir errores parece más lógico. Por ejemplo, acabo de hablar con la maestra de primer grado de mi hija sobre sus habilidades lectoras. Actualmente ella está leyendo en medio del continuo en el que bien puede progresar al nivel 2 o quedarse en su nivel actual. Cualquiera que sea su nivel de lectura al final del año estará bien siempre que tenga un reto, ya que ella dominó ya las habilidades básicas de lectura. No hay un nivel “establecido” que deba alcanzar cada mes. El aprendizaje se basa en su progreso individual. Un continuo permite espacio para los errores.

¿Por qué evitamos los errores en nuestro modelo actual?

  1. Nuestro sistema educativo a menudo castiga el error en vez de recompensar la toma de riesgos. Las escuelas se modelaron en la Revolución Industrial para ser eficientes y reducir el tiempo dedicado al pensamiento divergente. Después de todo, en el entorno de una fábrica, el pensamiento divergente podría interrumpir un proceso o el status quo.  En la economía global de hoy basada en la tecnología, con frecuencia queremos estudiantes que hagan lo contrario para descubrir una forma de mejorar un proceso o de ver las cosas de manera diferente.
  2. Nuestro sistema de calificaciones, en una escala de la A a la F sigue este enfoque de ver el fracaso y los errores como algo que hay que evitar. En algunos casos, quizá el fracaso sea sólo es, una falta de comprensión que requiere ser corregida o una falta de preparación. Pero los errores en el camino al dominio de una materia pueden ser oportunidades valiosas. Solidifican las conexiones del aprendizaje.
  3. Los errores requieren de invertir tiempo. Podemos enseñar el libro de texto completo, pero si los estudiantes no pueden aplicar el conocimiento para resolver problemas, carece de significado. Podríamos querer enfocarnos menos tiempo en cubrir el alcance completo del conocimiento y en su lugar enfocarnos en el verdadero dominio. Como dice el dicho: El aprendizaje que tiene una milla de ancho y una pulgada de fondo no es muy útil. Si su comprensión de una materia es lo suficientemente profunda como para resolver problemas, un estudiante puede regresar y completar los diferentes temas. La aplicación del conocimiento es más importante que adquirir conocimiento superficial adicional –lo cual es fácil en esta época mediante la tecnología.
  4. Nuestros estándares actuales se centran en temas que deben cubrirse, además de las habilidades. Si sólo nos concentramos en las habilidades, los maestros tendrían más tiempo de ir más a fondo en áreas de la materia y los estudiantes tendrían más tiempo para lograr el dominio. En ocasiones, los maestros emprenden una carrera contra el calendario para asegurarse de que todos los temas requeridos se cubran al concluir el año. Más que los requerimientos rígidos, estándares menos específicos en un continuo podrían ser más benéficos.
  5. Definimos el éxito como la limitación de las veces que fallamos. En vez de centrarnos en la complejidad y el dominio, medimos el éxito como el número de veces que evitamos cometer errores. En muchos exámenes, estamos eligiendo la respuesta correcta en lugar de demostrar que podemos resolver un problema complejo. Tratamos de reducir el tiempo dedicado a prueba y error. No creemos que los estudiantes entenderán un tema si cometen errores. Une mejor forma sería considerar qué errores están cometiendo los estudiantes –y centrarnos es cómo un alumno aplica el conocimiento. Los exámenes pueden centrarse en construir información, más que en regurgitarla.
  6. Nos centramos más en la exposición y en proporcionar una base de conocimiento. La exposición puede aportar a los estudiantes un conocimiento básico de un campo, pero al resolver problemas es necesario aplicar prueba y error. Por ejemplo, la mayoría de las tareas son un problema establecido, o la aplicación de una lección.
  7. A veces, como educadores, tratamos de evitar la asignación de problemas que sean demasiado desafiantes. Con ello podríamos estar impidiendo que ocurran errores. Tenemos miedo de que cometer demasiados errores pudiera confundir al estudiante. Pero cuando perdemos de vista esos errores, podríamos estar perdiendo oportunidades de aprendizaje excepcionales.
  8. El aprendizaje está dirigido por el maestro más que por el estudiante. En el modelo antiguo, el aprendizaje se centra a menudo en escuchar la exposición del maestro y luego aplicar el conocimiento en situaciones específicas. Quizá debamos considerar invertir el orden tradicional: presentar primero un problema y permitir luego que los estudiantes aprendan cómo resolverlo. Este tipo de escenario de aprendizaje inverso permite oportunidades de crecimiento a través de prueba y error.
A menudo, nuestro modelo actual pretende cercenar los errores. Limitamos el tiempo que los estudiantes dedican a averiguar las cosas por su cuenta.

Los errores pueden ser una herramienta de aprendizaje muy poderosa. La forma en que vemos los errores puede transformar nuestro modelo de aula. A menudo, nuestro modelo actual pretende cercenar los errores. Limitamos el tiempo que los estudiantes dedican a averiguar las cosas por su cuenta. Miramos al tiempo de aprendizaje como un recurso limitado, en vez de aproximarnos a él como un continuo individual para cada aprendiz. Establecemos estándares que son los mismos en todos los ámbitos y dejamos muy poco espacio para el error.
Segunda parte: Convertir los errores en oportunidades de aprendizaje

 Si hoy usted me preguntara sobre mis fracasos de aprendizaje más memorables, le diría que me alegra que hayan ocurrido. Mis errores me han hecho mejor maestra y alumna. Ahora puedo decirlo a estudiantes que tienen problemas para entender un concepto. Puede ser que los fracasos mismos no hayan sido mi punto más fuerte, pero lo que aprendí de ellos fue invaluable. Los errores pueden ser excelentes oportunidades de aprendizaje.

Podría parecer contradictorio: crear situaciones en donde los estudiantes cometerán errores a propósito. Podríamos permitir un tiempo adicional para resolver los problemas de la clase o enfocarnos en ejemplos más desafiantes. Con frecuencia los errores dan como resultado un aumento del conocimiento. Controlar dónde y cómo ocurren estos errores es una opción. La frustración puede surgir si no se da una solución y una retroalimentación después de cometido el error. Un ambiente de aula positivo que alienta a los estudiantes podría también ofrecer un terreno fértil para permitir este tipo de aprendizaje.

¿Cómo usar a nuestro favor los errores de aprendizaje?

  1. En vez de desalentar los errores, los educadores deben encontrar formas de apoyar procesos de aprendizaje individual. Carol Dwec, psicólogo en Stanford estudia la motivación y descubrió que en vez de alabar la inteligencia, los educadores deben enfocarse en alentar a los estudiantes a pensar en su mente como algo flexible y apoyar la responsabilidad individual. De manera similar, en su texto “Cómo decidimos”, John Lehrer habla de cómo los educadores suprimen la resolución de problemas y pueden hacen creer a los estudiantes que los errores son un signo de inteligencia menor. Lehrer sugiere depender menos de la alabanza y dedicar tiempo a que los estudiantes desarrollen habilidades por su cuenta. “…En vez de alabar a los chicos por esforzarse duro, por lo regular los maestros los alaban por su inteligencia innata… Este tipo de estímulo es en realidad contraproducente, ya que lleva a los estudiantes a ver los errores como signos de estupidez y no como los bloques de construcción del conocimiento”. –Lehrer. 
  2. Acepte los errores como parte del proceso de aprendizaje. La mitad de la batalla es darse cuenta de que los errores pueden usarse como herramientas de aprendizaje. La otra mitad es aprender  usarlos correctamente. Los errores pueden trabajar a nuestro favor. Algunos estudiantes recurren a la memorización en vez de tomar el riesgo de cometer errores. Pero algo se pierde si la educación no permite tiempo para que los estudiantes intenten cosas por su cuenta. Muchos maestros se alejan de este modelo porque los errores quitan un tiempo valioso a la instrucción. Pero algunos nuevos partidarios argumentan que podría haber algo mal en este modelo. Quizá debamos reconsiderar por qué no estamos dejando que los estudiantes cometan sus propios errores.
  3. Alcanzar la maestría debe ser el propósito de la educación. Los profesionales son en esencia expertos que después de años de estudio han aprendido los detalles en un campo. Pero el proceso de aprender un concepto es sólo tan importante como el concepto mismo. ¿Por qué? La maestría produce aprendizaje significativo.
  4. Use los errores como parte de un proceso de descubrimiento para involucrar a los estudiantes. Dedicar tiempo a la exploración individual creará oportunidades donde puedan ocurrir fallas, aunque éstas pueden usarse como una herramienta. En una charla reciente, Noam Chomsky habló de cómo la educación debe permitir a los estudiantes buscar, indagar y perseguir temas que los involucren. Chomsky cree que la educación debe permitir a los estudiantes descubrir por su cuenta. La educación debe permitir a los estudiantes aprender por sí mismos de una manera abierta. [Un gran ejemplo de esto es la Academia Khan. Su modelo se centra en que los estudiantes experimenten para lograr la maestría. En esencia, la Academia Khan es una serie de videos educativos sobre matemáticas y otras materias. Su objetivo es hacer del estudiante un experto antes de pasar a otro tema. Usando ejercicios interactivos, los maestros pueden impulsar la comprensión de los alumnos].
  5. Siempre que sea posible, céntrese en estrategias de aprendizaje a ritmo individual. Se pueden utilizar los medios para incorporar al aula el aprendizaje a su propio ritmo, en donde los estudiantes completen lecciones en casa y ejemplos de “tareas” en la escuela. Esto ahorra tiempo en el salón de clases y cambia el foco de atención del aprendizaje a la resolución de problemas. Los estudiantes aprenden en casa información general y practican ejemplos en casa. Resulta benéfico permitir que los estudiantes cometan errores en el aula, en vez de hacerlos en casa. En ocasiones no hay maestro en casa, el apoyo podría no estar presente para guiar a los estudiantes que podrían darse por vencidos y no preguntar al maestro al día siguiente. Salman Khan compara lograr la maestría a través de la experimentación con aprender a andar en bicicleta. Los huecos deben ser superados antes de que los estudiantes avancen a la siguiente habilidad. No se puede andar en bicicleta sin antes haber logrado equilibrio.
  6. Utilizar tecnología puede convertir los errores en un momento enseñable. Algunos maestros emplean ejemplos de los estudiantes en el punto superior o de poder para mostrar el pensamiento divergente y cómo los estudiantes podrían acercarse a un problema de manera diferente. De hecho, mostrar los errores durante la clase puede hacer que los estudiantes se den cuenta de que son una parte aceptable del proceso de aprendizaje. Ver los errores de otros estudiantes puede también ayudar a establecer conexiones.
  7. Use retroalimentación inmediata para reducir la frustración. Bill Gates señaló que la Academia Khan se basa en la “motivación y retroalimentación” de un proceso de aprendizaje. La retroalimentación inmediata de los errores puede de hecho ser un poderoso motivador del aprendizaje. El maestro puede actuar como un recurso que ayuda a los estudiantes a encontrar las respuestas por sí mismos.
  8. Acepte que el aprendizaje es un proceso complicado. Al probar uno de sus inventos, Thomas Alva Edison dijo una vez: “No fracasé; sólo encontré 10 mil formas que no funcionaron”. Si deseamos alentar a nuestros estudiantes para alcanzar sus mejores logros, debemos reconocer que el aprendizaje no es lineal. Cada aprendiz tendrá preferencias e inclinaciones. No hay dos alumnos iguales. Al aceptar esto, damos espacio a las diferencias individuales. Al permitir que los estudiantes cometan errores, pueden asimilar mejor la información para sus necesidades y estilos de aprendizaje.
  9. Más que recurrir a la memorización, permita que sus alumnos practiquen en clase. Podrían descubrir que sus debilidades son sólo formas distintas de aproximarse a un  tema. En vez de una debilidad, sus errores pueden ser formas de darse cuenta de que simplemente están viendo las cosas de forma diferente. Los errores forman parte de un proceso de aprendizaje más grande que es individual para cada quien.
  10. Vea sus alumnos como aprendices. Ésta es una buena forma de entender cómo funciona el modelo. Un aprendiz trabaja por años bajo la tutela de un Maestro hasta que está listo para completar la tarea por sí solo. Se le permite cometer errores e incluso se le anima a que lo haga. Después de aprender de su maestro las habilidades básicas, con frecuencia se requiere que un aprendiz diseñe un proyecto complejo por su cuenta que demuestre sus habilidades únicas. Los errores se consideran parte del proceso de ser un novato. Eventualmente, el discípulo desarrolla su propio estilo y punto de vista. Después de muchos intentos, el aprendiz se convierte en maestro

 Como sugiere James Joyce en Ulises, un verdadero genio ve todo aprendizaje como una oportunidad para mejorar y descubrir. Los errores se toman a voluntad. Al cometerlos, podemos alcanzar nuevas alturas y descubrir nuestro verdadero genio.

 Mientras que una persona duda porque se siente inferior, otra está ocupada cometiendo errores y volviéndose superior. –Henry C. Link

_____________________________________

* Miriam Clifford tiene una maestría en Enseñanza por la City University y una licenciatura en Ciencias de Cornell. Le encanta investigar y le apasiona la educación. Es afecta a la comida y en su tiempo libre disfruta de cocinar y de la jardinería.

Publicado originalmente en: http://www.opencolleges.edu.au/informed/features/the-value-of-mistakes-should-it-matter-how-long-a-student-take-to-learn/#ixzz2hkxMupPn. Traducción: UnoNews.

 

Close Bitnami banner
Bitnami