Autor: UNOi

Fecha: 2 de agosto de 2015

El lugar del director en la gestión. Invertir la pirámide

por Alfredo Vota Trabajando sobre qué imagen representa en general a las personas la idea de director, pude agrupar las representaciones en dos imágenes tipo: […]

Fredy Vota - En los caminospor Alfredo Vota

Trabajando sobre qué imagen representa en general a las personas la idea de director, pude agrupar las representaciones en dos imágenes tipo:

 

a) El Salvador

Al estilo de un héroe cinematográfico que atraviesa las dificultades más terribles y logra la salvación del planeta en pena…

Es habitual buscar la figura de un salvador para salvar “la escuela”

Claro que nunca nos cuentan como hará ese mismo héroe para sostener en el día a día su logro y no caer en la monotonía.

Siempre, bajo distintos formatos, vuelve la idea de alguien que logra ser casi todopoderoso y rescatar a esta institución de la que tanto se habla y a la que tanto se le reclama.

 

b) El Emperador

Aquel que dice que hacer y todos obedecen…. El que llama desde su sillón de dirección a los docentes y estos cumplen sus planes y todos le hacen caso… “Mirá que te mando a dirección”…la peor de las condenas

¡Qué lejos de la realidad!

Claramente las organizaciones requieren de un liderazgo, de alguien o “álguienes” que tensen la cuerda hacia el objetivo propuesto, sin embargo considero que lidera de verdad quién invierte la pirámide y pone en el centro de su accionar al alumno.

Lejos del narcicismo del héroe cinematográfico o del afán de poder del dictador, muy lejos de esos espacios, se encuentra el equipo de gestión de una escuela

Me ha tocado visitar y también liderar varios procesos educativos y comprobé que cuando se constituye un equipo de trabajo que pone su foco en el alumno, y esto se transforma en acciones, se construye una comunidad que puede dar cuentas de su accionar y logra alcanzar muy buenas escuelas.

Nada de héroes o dictadores, EQUIPOS ENFOCADOS

¿Qué condiciones deben cumplirse para lograr equipos enfocados?

1.- Una relación profesional en el equipo que oriente sus acciones al logro de los objetivos propuestos

Weber describía que las acciones sociales tienen múltiples intencionalidades y son estas las que determinan el tipo de acción que se realiza.

Necesitamos profesionales de la educación que quieran lograr buenas escuelas…que lo deseen, que lo añoren, que se apasionen de tal manera que todo el resto de las motivaciones pasen a un segundo plano.

Poder, Narcismos, egolatrías, comodidades personales….todo es secundario porque lo que cuenta es lograr el objetivo común.

El equipo se constituye en pos del logro, no están porque se deben favores, porque se cuidan los puestos, por miles de razones espurias y lejanas a los objetivos que los convocan. Están porque se desvelan para que las personas que tienen delante y que llaman alumnos, aprendan.

 

2.- Un equipo profesional que busque la excelencia

Querer hacer bien las cosas, no siempre es moneda corriente entre los equipos. Más allá de los logros, que tarde o temprano vienen, es interesante ver equipos que se enfocan en descubrir sus puntos de mejora y logran transfomarlos.

 

3.- La excusa atenta contra el logro del equipo

Se pierde mucho tiempo en los equipos defendiéndose, echando culpas afuera, responsabilizando a los demás. Ese tiempo debe estar enfocado en realizar acciones puestas al servicio de cambiar lo que se evaluó que se puede mejorar.

Hay, con frecuencia, demasiadas listas  de excusas, siempre ligadas a circunstancias externas, que no ayudan para obtener logros.

Ninguna buena escuela se construye sobre una base de excusas

Se necesitan personas que puedan sortear la dificultad (que siempre es una compañera de viaje), que puedan realizar lo que esperan, aún en situaciones adversas.

La queja es una voz que adula e intenta justificar la incapacidad, el miedo o la poca voluntad para sortear la dificultad.

Se necesitan equipos que no se justifiquen, que busquen realizar lo esperado, sorteando las piedras del camino.

Menos defensa y más acción

 

4.- Las acciones definen los mejores planes.

Una escuela no es lo que dice ser, sino lo que hace día a día con sus alumnos, lo que ocurre efectivamente en el aula y los resultados que se obtienen

Por eso el equipo de gestión directiva tiene que estar orientado a la acción y a la práctica escolar que se vive en cada aula.

Un plan es una receta que tienen que ser realizada. No basta con que el médico nos prescriba los medicamentos, hay que tomarlos y hacer el reposo que nos indicó

Con los planes es igual, hagamos lo que nos proponemos, perseveremos en la propuesta y evaluemos su efectividad.

En caso que no resulte lo planeado, habrá que evaluar su implementación, si se hizo como se esperaba, ver qué falló y quizás, probar con otra receta, pero nunca quedarse en la etapa del plan, porque nos lleva por vía muerta

 

5.- Foco en el alumno

Esto es ordenar todas las acciones para que los alumnos aprendan, en tiempo y forma, de acuerdo a sus posibilidades y que ninguno quede afuera de la escuela.

Es un objetivo difícil…como la mayoría de las cosas importantes en la vida, pero no imposible. Me consta, vi escuelas que lo hacen y lo hacen en las peores de las circunstancias.

También vi escuela que dicen hacerlo, pero la realidad es que maltratan, condicionan, marcan y etiquetan. Hacer no es decir, hacer es provocar que todos los alumnos aprendan.

 

En fin… Equipos de trabajo que planifican con foco en el alumno y concretan sus objetivos.

Los directores no lideran para sus logros ni para acumular poder, gobiernan para los alumnos, que son el centro de la escuela.

Por eso, dime como miras a tus alumnos y te diré que director eres. Ellos son el centro de la misión, para ellos están las escuelas…. Los que tenemos delante, no los que imaginamos que deberían estar.

__________________________

 

Close Bitnami banner
Bitnami