Autor: UNOi

Fecha: 25 de septiembre de 2014

Desafío

por Dionisia Pappatheodorou “El cambio no tiene sentido si no se yuxtapone con la continuidad.” Nguyen y Mintzberg Un caballero salía de su casa por […]

Foto: © eltoro69/depositphotos.com
Foto: © eltoro69/depositphotos.com

por Dionisia Pappatheodorou

“El cambio no tiene sentido si no se yuxtapone con la continuidad.”

Nguyen y Mintzberg

Un caballero salía de su casa por la noche y observa a su vecino, bastante pasado de copas, buscando con desesperación algo debajo de la luz de un farol. Extrañado, se acerca a preguntar: “¿Le puedo ayudar?¿Qué busca usted?” El hombre, agradeciendo el gesto de su vecino, responde: «Perdí mis llaves. Se me cayeron…» Para hacer más fácil la búsqueda el buen samaritano le pregunta: «¿Y más o menos por dónde se le cayeron?» a lo que el hombre, señalando hacia la profunda obscuridad, contesta: «Por allá en la obscuridad.» Asombrado por la respuesta, el buen hombre le pregunta con firmeza: «¿¿¿¡¡¡ Y por qué las está buscando debajo de la luz entonces!!!???» Con franca ingenuidad el borracho responde: «¡Porque es más fácil buscarlas en la luz!». MORALEJA: La solución a nuestros problemas no siempre se encuentra donde es más fácil buscar, sino donde DEBEMOS buscar…y esto puede implicar hacer un esfuerzo para ver las cosas desde una postura distinta, a fin de obtener una óptica diferente a la habitual.

Esta mañana de fin de semana, mientras leía algunos artículos saboreando tranquilamente de una agradable taza de café y después de dos maratónicas semanas visitando colegios entre observaciones, talleres y clases; jaló claramente mi atención el término “mantra” –empleado por Quy Nguyen y Henry Mintzberg; gurús ambos de la gestión organizacional e investigadores activos del MIT- para describir la actualidad, refiriéndose a un mundo turbulento, determinado por continuos y profundos cambios que suceden una velocidad acelerada. En ese momento, me sorprendí reflexionando acerca de las ideas del texto y asociándolas al trabajo en los colegios y a los resultados que conjuntamente hemos obtenido hasta este momento, que, comparados con las elevadas expectativas y los esfuerzos realizados, resultan apenas incipientes. Mi pensamiento literal en ese preciso momento fue: algo debemos hacer diferente para poder avanzar más rápido. Definitivamente.

Siguiendo con la lectura, asumí que ciertamente, la postura que habitualmente empleamos es la de cambio y de transformación, pero el enfoque que leía en ese momento era exactamente el contrario, y algo hizo ¡clic!… ellos exponen que al hablar de cambio, emitimos sistemáticamente un juicio de valor: el cambio lo evaluamos como bueno, y ante la consecuente resistencia al cambio, emitimos una valoración negativa.  Creo que esto es real.

Ante una postura distinta a la habitual, mi mente generó una cadena de ideas: si nos enfocamos en el cambio, visto como algo nuevo, desconocido, y lo desconocido nos genera incertidumbre y/o flojera, la resistencia aparece automáticamente. ¿Qué podemos hacer para interpretarlo de manera positiva? Un abordaje distinto nos dirige a conclusiones distintas…observemos lo que sucede realmente, sin emitir juicios. Lo que sucede es un FLUJO CONSTANTE, pero en este flujo, existe una parte que permanece intacta y otra más que cambia continuamente. Los sistemas tienen esa característica. Hasta este momento, hemos centrado nuestra atención en lo que cambia, y no en lo que permanece. ¿Qué pasaría si lo hacemos al revés?

De acuerdo con Mintzberg y Nguyen, “El cambio debe gestionarse con una profunda valorización de la estabilidad,” me parece que este enfoque puede resultar benéfico. Resulta mucho más fácil pensar en modificar un solo aspecto de lo que hacemos, y luego otro, y otro más…dividir el cambio en pequeñas porciones lo hace parecer mas fácil y alcanzable. El secreto esta en ACCIONAR en forma sostenida, en lugar de tratar de transformar la escuela de un jalón. Lo anterior no únicamente aplica en la escuela, aplica también en tu vida ¿Por dónde decides iniciar? Especifica un aspecto concreto, visualiza como será cuando lo hayas logrado, y ponle fecha de caducidad. A su tiempo te sentirás satisfecho y pleno con los logros que habrás obtenido.

Si le tienes miedo al cambio, prueba no moverte. Verás cómo te va. Lo que hace que no avancemos es en parte comodidad…puedes elegir quedarte sentado, pero cuando decidas avanzar, los que se levantaron, quienes hayan decidido hacerlo antes te llevarán ventaja. Después será imposible alcanzarles, igualarles, y menos superarles. Se verán como un punto al frente en tu horizonte, y serán quienes habrán triunfado.

_____________________________________