Autor: UNOi

Fecha: 25 de febrero de 2016

Cuando no aprenden, ¿por qué no aprenden?

¿Por qué algunos alumnos no aprenden, otros no prestan atención y algunos ni siquiera quieren ir a la escuela? ¿Son todos «perezosos»? ¿La escuela no […]

¿Por qué algunos alumnos no aprenden, otros no prestan atención y algunos ni siquiera quieren ir a la escuela? ¿Son todos «perezosos»? ¿La escuela no es interesante? ¿Es culpa de los maestros? Las preguntas son muchas y también las respuestas. Los maestros deben estar atentos a las demandas de los niños y jóvenes estudiantes.

Percibimos que los alumnos no son como solían ser. Y no sólo porque son alumnos de este tiempo, del siglo XXI. Viven en un mundo de demasiada información y en un tiempo récord. Son creativos, intensos y llenos de energía. Nacieron listos para el mundo virtual. Pero a veces, en la escuela, no lo demuestran.

Poseen competencias para acceder, hacer clic, jugar e investigar en el mundo virtual. Y esto, en ocasiones, impide una mirada más atenta al proceso de aprendizaje formal. ¿Cómo es posible ser inteligente y tener un bajo rendimiento en la escuela? No hay una respuesta única. Puede ser que el estudiante presente ningún trastorno como la dislexia (dificultad o incapacidad para leer y escribir, resistencia a aprender), la inmadurez (tanto neurológica, como mantenida y fortalecida por la familia), el TDAH (Trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad y sus comorbilidades, como los trastornos de la oposición, etc.); o incluso, estar en posesión de altas habilidades (estudiantes que tienen una gran imaginación, memoria, razonamiento, oralidad, etc.) y sin embargo no tienen buen rendimiento académico; pese a ser inteligentes, no consiguen aprender.

Por esto, es necesario estar en total sintonía con los alumnos y los hijos. Cuando no aprenden, ¿por qué no aprenden? Maestros y familia deben caminar juntos para ayudar en la búsqueda de la superación.

Muchas veces, la escuela maneja con habilidad estos casos. Sin embargo, los padres deben entender que hay situaciones en las que es necesaria la intervención de un especialista en el proceso de aprendizaje, para alcanzar el éxito de manera que podamos comprender realmente qué y por qué sucede.

Caminando juntos, escuela y familia seguramente tendrán alumnos e hijos mejor preparados para convertirse en personas que se esfuerzan por alcanzar sus ideales, ciudadanía y paz.

Maritza Regazzo
Psicopedagoga y maestra en educación

_______________________________

El artículo original puede verse aquí. Traducción: UnoiNews

 

 

Close Bitnami banner
Bitnami