¿Cuándo la provocación o el acoso se convierten en Bullying? - UNOi Internacional
Necesito ayuda
Quiero más información

Autor: UNOi

Fecha: 3 de junio de 2016

¿Cuándo la provocación o el acoso se convierten en Bullying?

No todos los incidentes de rudeza, rechazo u hostilidad son bullying. A veces resulta que solo se trató una provocación o alguien que le hizo pasar un mal rato que no fue  fácil asimilar. Debemos tomar muy en serio si nuestros hijos se quejan de bullying y darles el apoyo y las herramientas para manejarlo […]

No todos los incidentes de rudeza, rechazo u hostilidad son bullying. A veces resulta que solo se trató una provocación o alguien que le hizo pasar un mal rato que no fue  fácil asimilar.

Debemos tomar muy en serio si nuestros hijos se quejan de bullying y darles el apoyo y las herramientas para manejarlo e intervenir a su favor cuando sea necesario. Pero no queremos enseñarles que toda experiencia negativa con sus pares es una forma de bullying.

El bullying ocurre:

  • Cuando hay una diferencia de poder: El bullying lo hace alguien que está en una posición de poder –puede ser en forma de fuerza física, o popularidad– y está dirigido a alguien a quien se percibe como menos poderoso.
  • Cuando hay la intención de causar daño. El bullying puede manifestarse como un ataque físico o verbal, hacer amenazas, difundir rumores o, excluir a alguien de un grupo a propósito. No es casual, sino intencional.
  • Cuando es repetido. El comportamiento del bullying es un patrón continuo de acciones hostiles o abusivas dirigidas al niño que es el objetivo.
  • Cuando causa daño: El comportamiento se convierte en bullying cuando menoscaba el bienestar o el desempeño de aquel a quien está dirigido.

Antes de cualquier reacción, los especialistas recomiendan obtener con la mayor precisión posible el detalle de lo sucedido, no expresar enojo y configurar una estrategia de solución que, entre otras acciones  puede incluir:

  • La práctica de la asertividad, donde el niño exprese con firmeza a su acosador que no desea ser tratado así.
  • Que platique con sus amigos sobre situaciones similares puede aportarle ideas y evitar que se sienta aislado.
  • Involucrarle en actividades que disfrute le brindará confianza que puede trasladar a los entornos donde se siente menos seguro.
  • Establecer una alianza con sus maestros con la expectativa de que le comunique siempre que haya indicios preocupantes y que usted hará lo propio cuando observe algo.

________________________________________