Autor: UNOi

Fecha: 29 de julio de 2013

Cambiar es seguir la evidencia de necesidad: Fredy Vota

La primera ponencia en la sesión plenaria de la gira Transformación XXUNO en el D.F. estuvo a cargo de Alfredo Vota, Director del Proceso de […]

a Transformación XXUNO DF día1 041 Fredy V wp

La primera ponencia en la sesión plenaria de la gira Transformación XXUNO en el D.F. estuvo a cargo de Alfredo Vota, Director del Proceso de Formación de UNO Internacional, quien se refirió a las razones para cambiar.

Fredy bromeó con el público sobre su origen argentino y entretejió una charla amena que hizo sonreír a la audiencia en más de una ocasión. Recordó que cada vez que pasa por un puesto de migración responde con orgullo: “Docente”. Y narró cómo su vocación por la docencia le valió un rompimiento familiar que se prolongó por un año, pues se suponía que él debía dar continuidad a la empresa de su padre. Contó esto para resaltar que cambiamos si nos ayudan y el encontró esa ayuda en su abuelo, que además era maestro.

Hoy, además de sus funciones en UNOi, Fredy dirige su propia escuela en Argentina, la cual pudo observar desde una perspectiva diferente a partir de una experiencia de trabajo con la UNESCO sobre el cambio educativo. Una vez más, cambiamos si nos ayudan, cambiamos juntos, dijo. Los errores de los otros, aseguró Fredy, no nos salvan de la necesidad de cambio; de modo que no tiene caso interponer mecanismos de defensa como cuando se argumenta que el libro tiene errores ortográficos.

Comentó que nadie hoy estaría dispuesto a operarse en un quirófano del siglo XIX, en tanto que sí aceptamos seguir las pautas educativas de esa época. La medicina evolucionó, la educación no, dijo. Y, subrayó que en la actualidad prevalece una contradicción entre las políticas, los modelos y la praxis educativa y que el cambio sólo es posible si se hace en conjunto con quienes piensen el proceso de educar de la misma manera, con base en una propuesta general y coherente.

Cambiar, aseguró, es seguir la evidencia de necesidad.

Vota leyó la siguiente carta que Albert Camus dirigió a su maestro de primaria Germain Louis, tras recibir el premio Nobel de Literatura:

19 de noviembre de 1957
 
Querido Señor Germain:
 
Esperé que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continúan siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido.
 
Lo abrazo con todas mis fuerzas,
 
Albert Camus 

Y preguntó al auditorio ¿cuántos Camus tenemos entre nuestros alumnos?

a Transformación XXUNO DF día1 040 b Fredy V wp

Cerca del final Fredy cerró su relato con el que empezó la charla, comentando que la empresa de su padre quebró 15 años después de que el optó por la docencia. Para esa fecha, él ya era el director de su escuela.

Para cambiar, concluyó, es necesario dejar la comodidad y correr el riesgo: Hacer es el secreto del cambio; hablar no cambia nada.

_________________________

Close Bitnami banner
Bitnami