Autor: UNOi

Fecha: 31 de diciembre de 2013

9 pasos para permitir que la innovación suceda

En tiempos de tanto desarrollo tecnológico, donde los nuevos productos se reemplazan rápidamente en el puesto de equipamiento más avanzados del mercado, resulta difícil incluso […]

Foto: © Andrew Ostrovsky/depositphotos.com
Foto: © Andrew Ostrovsky/depositphotos.com

En tiempos de tanto desarrollo tecnológico, donde los nuevos productos se reemplazan rápidamente en el puesto de equipamiento más avanzados del mercado, resulta difícil incluso seguir las novedades. Pero están ahí y los ciudadanos del mundo deberán estar prepararados para ello. Para Thom Markham, autor de Aprendizaje Basado en Proyectos: Herramientas especializadas para innovar, el terreno ideal para crear personas aptas para hacer frente a la innovación, ya sea desde el punto de vista del creador o del consumidor, es la escuela. «La necesidad de innovar recae en la actual generación de estudiantes y, por lo tanto, la educación debe concentrarse en facilitar la innovación, alentando la curiosidad, el pensamiento crítico, la reflexión profunda y la creatividad en el centro del plan de estudios», afirmó el especialista.

Y eso hace que muchas responsabilidades recaigan, una vez más, sobre los hombros del maestro. Con tantas exigencias curriculares y extracurriculares, el maestro puede sentirse perdido, sin saber cómo actuar. Vea a continuación los 9 consejos para ayudar a los educadores a permitir que la innovación suceda en su aula. Los consejos fueron compilados a partir de un artículo en el Journal of News and Resources for Teachers de la Universidad de Concordia, y de un texto del propio Markham, para el blog Mind Shift.

1. Desarrolle el aprendizaje basado en proyectos
Varios maestros a desarrollan proyectos, pero la mayoría no usa un conjunto definido de métodos asociados al aprendizaje basado en proyectos de calidad. Estos métodos incluyen el desarrollo de una cuestión focalizada, con evaluaciones de desempeño –sólidas e innovadoras, que no excluyen características como la creatividad–, varias soluciones a un mismo problema y el uso de los recursos de la comunidad. El uso correcto de este método permite a los estudiantes desarrollar aspectos como el trabajo colaborativo, la investigación, la comprensión de la realidad del otro y, como hemos dicho, la creatividad.

2. Enseñe conceptos, no hechos
La enseñanza basada en conceptos supera a aquella que en base en los hechos, a menudo guiada por el plan de estudios estandarizado. Si su currículo no está organizado conceptualmente, use su propio conocimiento e ideas para tratar de enseñar las cosas de manera más profunda, reflexiva, no sólo para los elementos de prueba obligatorios.

3. Distinga el concepto de información crítica
Preparar a los estudiantes para los exámenes, pasar el año y el examen de nivel medio superior es parte del trabajo de todo profesor. Pero estos jóvenes necesitan información para una razón aún más importante: para innovar. Con esa gama de conocimientos acerca de las cosas que ya sucedieron, fueron descubiertas o creadas, los alumnos serán capaces de tener una lectura crítica con respecto a su realidad y, en consecuencia, pensar fuera de la caja.

4. Haga que las habilidades sean tan importantes como los conocimientos
La innovación y las habilidades para el siglo 21 están estrechamente relacionadas. Elija algunas de estas competencias, como la colaboración y el pensamiento crítico, para concentrarse en todo el año. Incorpore el desarrollo de estas habilidades en todas las actividades, ya sean individuales o en colaboración, y haga un seguimiento para evaluar el grado de evolución de cada alumno.

5. Forme equipos, no grupos
La innovación surge de los equipos y las redes. Es posible enseñar a los estudiantes a trabajar en conjunto y a convertirse en mejores pensadores colectivos. El trabajo en grupo es común, pero en equipo es raro. Algunas sugerencias para mejorar esta participación son: usar métodos específicos para la formación de los equipos, evaluar el trabajo en equipo y la ética de este trabajo y, pedir a los estudiantes que reflexionen críticamente sobre sus propias actividades finales.

6. Utilice herramientas de creatividad
La industria utiliza una amplia gama de herramientas de vanguardia para estimular la creatividad y la innovación. En el aula, el profesor puede utilizar juegos, visuales y actividades artísticas, además de dar a los estudiantes referencias de calidad, innovación y experimentación.

7. Recompensa explícita
Por lo general, la innovación es desalentada por nuestro sistema de evaluación, que premia el dominio de información ya conocida. El profesor puede reforzar e innovar en este sistema de recompensas a través de rúbricas para reconocer y premiar la innovación y la creatividad en el trabajo realizado.

8. Haga de la reflexión una parte de la actividad
Debido a las exigencias del tiempo y del plan de estudios, la tendencia es pasar rápidamente del último capítulo para empezar el siguiente. Pero la reflexión es necesaria para anclar el aprendizaje y estimular el pensamiento más profundo, y por tanto, más crítico. No hay innovación sin tiempo, sin rumiar.

9. Sea usted mismo innovador
La innovación requiere de la voluntad de fracasar, el enfoque en resultados nebulosos en vez de medidas estandarizadas y el coraje para resistir el énfasis que pone el sistema en una estricta rendición de cuentas basada ??en evaluaciones anticuadas.

La recompensa por este tipo de comportamiento es un tipo de creatividad liberadora que hace que el aprendizaje sea emocionante y divertido, ayudando a los alumnos a encontrar sus pasiones y los recursos necesarios para diseñar una vida mejor para sí mismos y para los demás.

______________________________

El artículo original puede leerse en: http://porvir.org/porfazer/9-passos-para-deixar-inovacao-acontecer/20131217. Traducción de UnoNews.

 

Close Bitnami banner
Bitnami