Autor: UNOi

Fecha: 8 de diciembre de 2011

¿Qué modelo de enseñanza quieren nuestros maestros hoy?

La Voz. 01/12/2011.Gabriela Azar*. Buenos Aires. Cuando veo las imágenes de los maestros porteños tirando los vallados de la Legislatura pretendiendo ingresar a la fuerza […]

Foto: © pawel nowic/depositphotos.com

La Voz. 01/12/2011.Gabriela Azar*. Buenos Aires. Cuando veo las imágenes de los maestros porteños tirando los vallados de la Legislatura pretendiendo ingresar a la fuerza en un edificio público, cuando escucho el tenor de sus cantos y discursos, me pregunto, como docente: ¿Por qué estamos enseñando? ¿Quién enseña? ¿Qué se enseña? ¿Cómo se enseña? ¿Para qué se enseña? ¿Quiénes son nuestros destinatarios? ¿Cómo evaluamos lo que se enseña y lo que se aprende? ¿Quién evalúa hoy el desempeño docente?

¿Quiénes hoy son designados como docentes en las escuelas de gestión pública estatal? ¿Qué exigencias formativas poseen? ¿Dónde estudian? ¿Dónde se actualizan en su formación profesional docente? ¿Quiénes son los que llegan a los cargos docentes? ¿En qué país del mundo en el que los resultados de las evaluaciones docentes ubican a sus alumnos en los primeros puestos, los docentes son legitimados sólo por pares docentes?

Si de mejorar la calidad educativa se trata, ¿no son éstas las mejores opciones para un sistema que requiere mejorar la formación docente, optimizar los tiempos de enseñanza, articular los saberes de la escuela de hoy con las demandas de una sociedad en emergencia que reclama conocimientos?

Es legítima la protesta, pero es ilegítima la forma que se utiliza. Y peor es el mal ejemplo que estos maestros están dando a sus alumnos de este siglo, que requieren más y mejor educación, parafraseando a la presidenta Cristina Fernández.

No podemos seguir restando días de clase a los niños y jóvenes por desacuerdos entre los sindicatos y el ministerio público de Educación de la Ciudad de Buenos Aires.

Hay formas civilizadas de reclamar justamente derechos que se estima no se están respetando, pero es claro que esta forma que se está queriendo usar no es la que necesita hoy la Argentina para seguir consolidando la democracia.

Maestro, una de las profesiones más dignas, más necesarias, más serviciales, y que no puede ejercerse sin amor, vocación, dignidad y, sobre todo, respeto.

*Directora del Dpto. de Educación de la Universidad Católica Argentina.

La nota original puede leerse en: http://www.lavoz.com.ar/print.php?site=lavoz&nid=456460

Close Bitnami banner
Bitnami