Autor: UNOi

Fecha: 18 de enero de 2012

Modelo educativo zapatista destaca a nivel internacional

Antony Flores Mérida. InfoChiapas.17/01/2012. De 1994 a la fecha, los municipios y zonas autónomas en Chiapas han fundado aproximadamente 500 centros educativos o escuelas “en […]

Existen alrededor de 500 escuelas “en resistencia” en Chiapas.

Antony Flores Mérida. InfoChiapas.17/01/2012. De 1994 a la fecha, los municipios y zonas autónomas en Chiapas han fundado aproximadamente 500 centros educativos o escuelas “en resistencia”, que han incidido en la agenda política regional y nacional destacó un informe elaborado por el Sistema de Información de Tendencias Educativas en América Latina (Siteal).

El documento titulado “La educación de los pueblos indígenas y afrodescendientes. Un balance desde la perspectiva de los actores”. Fue elaborado con base en un estudio realizado en 2011 como parte de una iniciativa que el IIPE-UNESCO Buenos Aires y la Organización de Estados Iberoamericanos desarrollan en forma conjunta desde inicios del año 2003.

La publicación pone a disposición de los actores de la comunidad educativa herramientas conceptuales y de diagnóstico, destinadas a contribuir a la formulación de políticas educativas sensibles a la complejidad y diversidad de escenarios sociales que se van configurando en los países de la región, señala el documento publicado en diciembre pasado.

En el mismo, destaca la participación realizada por el Doctor en Sociología e investigador del Centro de Estudios sociológicos de El Colegio de México, Bruno Baronnet, quien destacó el sistema educativo zapatista y la forma en que ha impactado al entorno regional.

Después del levantamiento zapatista en 1994, los militantes Mayas de Chiapas han “levantado” alrededor de 500 escuelas y centros de formación (o secundarias) “en resistencia”, revalorizando la memoria y las identidades originarias y campesinas de los pueblos en lucha. Sin tener recursos estatales, aproximadamente 1300 promotores de educación autónoma reciben apoyos (en maíz, frijol o faena) negociados en la Asamblea, que representa la máxima autoridad colectiva.

Baronnet señala en el estudio del Siteal que la instauración de escuelas autónomas en zonas como Chiapas o el Cauca, en Colombia, “inciden en la agenda política regional y nacional, por medio de protestas y experiencias autogestivas, como ciertos proyectos de transformación de políticas públicas”.

El investigador destaca que estos modelos autogestivos de educación surgen a raíz de los propios movimientos sociales pero también como respuesta a la necesidad de crear “cuadros políticos y técnicos comprometidos con el desarrollo de sus comunidades”.

Las escuelas autónomas cuentan con planes educativos elaborados en oposición a los planes nacionales “que limitan e impiden la participación [de las comunidades] en las etapas de planeamiento, diseño, implementación y evaluación de las reformas. Los niveles de incidencia de los pueblos en la definición de nuevos planes curriculares demuestran la capacidad y también las dificultades que conlleva supervisar y administrar una red regional de escuelas para niños, jóvenes y adultos”.

Para Baronnet, los sistemas educativos tradicionales y centralizados no responden a las necesidades de formación de las comunidades, por lo que las autoridades educativas están obligadas a rediseñar sus programas tomando en cuenta la participación de las comunidades indígenas lo que implica elaborar los programas de nivel local y regional, mediante consultas y tomando decisiones en asambleas donde rinden cuentas las personas designadas y dispuestas a ocupar los cargos de docentes comunitarios y de autoridades educativas

“Los currículos no deben determinarse en oficinas capitalinas lejanas de la realidad comunitaria” señala Baronnet en el informe del Siteal: al tiempo que considero urgente “investigar las condiciones contextuales, las capacidades organizativas y las disposiciones de los pueblos para asumir la gestión educativa endógena con modos y medios propios, así como documentar y analizar cómo se aprecia el papel de la escuela en las comunidades desde la formación pedagógica, lingüística, cultural y política”.

“En la selva Lacandona del sudeste mexicano, las formas de participar activa y directamente de la educación entre los Tseltales zapatistas de Las Cañadas se generan desde las prácticas de asamblea y de militancia, la designación de cargos revocables, las movilizaciones y los trabajos colectivos” reseña el sociólogo.

Aunque son numerosas las dificultades que se deben enfrentar para pasar de una educación “para” a una educación “por” los pueblos, la autonomía política educativa se erige como una condición esencial para obtener una escuela antirracista, intercultural y dignificante finaliza su participación Baronnet en el amplio estudio que puede consultarse en el sitio Web del Siteal.

La nota original puede leerse en Http://www.infochiapas.com/2012/01/modelo-educativo-zapatista-destaca-a-nivel-internacional/#ixzz1jpmL8G2j

 

Close Bitnami banner
Bitnami