Autor: UNOi

Fecha: 11 de marzo de 2012

La psicomotricidad en Educación XXI

¿Tiene la psicomotricidad influencia o no en el desarrollo de las habilidades intelectuales? Con esta pregunta inició Leonardo Kourchenko la emisión de este domingo del […]

¿Tiene la psicomotricidad influencia o no en el desarrollo de las habilidades intelectuales? Con esta pregunta inició Leonardo Kourchenko la emisión de este domingo del programa de radio Educación XXI, transmitido por W Radio en el 96.9 de FM.

Por vía telefónica acompañó el programa Pablo Doberti, Director de Sistema UNO Internacional y como invitados estuvieron en la cabina: Teresa Barrera, Psicomotricista. Psicoterapeuta infantil y licenciada en Filosofía además de bailarina de danza contemporánea y, Paulo André Cia, Director académico y propietario de los Colegios Arbos en Brasil, quien además posee una especialidad en psicomotricidad.

Para definir el objetivo de la psicomotricidad, Teresa Barrera mencionó al especialista francés Bernard Aucouturier, para quien el objetivo consiste en apoyar el desarrollo y la maduración integral del niño, donde el desarrollo no es sólo físico o intelectual, sino también de habilidades de socialización, adaptación, creación y percepción,

Con respecto a la prefunta inicia,l Paulo André explicó que todos tenemos un acervo motor, que es el conjunto de todas las experiencias motoras que hacen una cadena de conexiones neuronales más diversas y facilitan el desarrollo cognitivo.

En su oportunidad, Pablo Doberti dijo que la psicomotricidad es como decir cuerpo y alma, pero en términos técnicos. Subrayó que lo importante del niño no es lo que hace el niño (si se para, se sienta, etc.) sino para qué lo hace. Reprochó las intervenciones del aparato familiar o escolar que en sus expectativas suponen que si no intervienen, la psicomotricidad no evoluciona, creando a veces con ello el efecto contrario. Doberti se pronunció por dejar que el niño encuentre sus propios procesos.

Foto: Cristina Gárate

En el aspecto de la práctica deportiva, Paulo André dijo que no es sino hasta los siete años que un niño adquiere todas las formas básicas del movimiento y no recomendó iniciarlo en deportes competitivos antes de los 12 años. Sobre este punto, Teresa Barrera agregó que es necesario permitir que el cuerpo alcance una cierta madurez y citó que en el caso de la danza clásica la edad mínima de iniciación es de ocho años. Adicionalmente, ubicó el aprendizaje cognitivo con una mayor capacidad de abstracción a partir de los siete años.

Entre las recomendaciones para el auditorio, Doberti se pronunció por permitir que el niño encuentre sus propios procesos para que el aprendizaje sea significativo; Paulo André Cia señaló que hay que ejercitar desde la infancia las formas básicas del movimiento corporal (saltar, correr, rodar, jalar, etc.); y Teresa Barrera pidió a las madres jugar con sus hijos, evitar las descalificaciones y escuchar las opiniones de su maestra, la cual lo ve en otro contexto.

El audio del programa completo se puede escuchar en: http://www.wradio.com.mx/escucha/programas/educacion-xxi/programa/1573411.aspx?nprm=Hn1Ti7OfHMd7ABTLo9x18mbdp3Ys2yEvZPA8K67wFOXdXhaOq%2bHazH8dpAZytd2J

 

 

Close Bitnami banner
Bitnami