Autor: UNOi

Fecha: 5 de marzo de 2013

El efecto del afecto: Proyecto DEI

Luego de su intervención en la última emisión de Educación XXI, el pasado sábado, Ana María Serrano, fundadora y directora del Proyecto DEI y DEI […]

Foto: © cienpies/depositphotos.com
Foto: © cienpies/depositphotos.com

Luego de su intervención en la última emisión de Educación XXI, el pasado sábado, Ana María Serrano, fundadora y directora del Proyecto DEI y DEI Comunidad, concedió a UnoNews una entrevista para abundar sobre estas iniciativas, dirigidas a brindar a los padres de hoy en día elementos sólidos y suficientemente fundamentados para el desarrollo de sus hijos.

UnoNews: Las siglas DEI –escuchamos en el programa–, significan Desarrollo y Estimulación Integral, ¿en qué consiste el Proyecto DEI?

Ana María Serrano: Es un centro de acompañamiento a los papás en la tarea de criar niños pequeños y también de maestros. Trabajamos por un lado con grupos de estimulación oportuna con grupos de mamás, bebés; niños chiquitos de un año, dos años y, por otro lado, un paquete de conferencias talleres, grupos de reflexión sobre la paternidad y la maternidad. Asimismo, capacitación a maestros de guarderías, kínder, que se dedican a todo lo que es la primera infancia.

UN: ¿A qué edades nos referimos?

AMS: Desde el embarazo; que ha sido como una tarea muy gozosa que hemos iniciado hace algunos años. Hasta… tenemos tres y seis años; de un trabajo práctico directo hasta los tres años y como acompañamiento teórico y de capacitación hasta los seis. O sea, del embarazo hasta los seis años.

UN: ¿Qué profesionales participan en esto?

Proyecto DEI - Ana María SerranoAMS: Básicamente psicólogas y pedagogas. Digamos el campo que la afinidad nutre al centro. Llegan con una formación universitaria o de maestría al centro y toman un diplomado en capacitación en toda la metodología de lo que es el Proyecto DEI y de esta manera están en formación continua. Estamos continuamente en congresos dando capacitación interna para conservar un muy buen nivel de desempeño; tratando de darle a los papás realmente una educación de vanguardia; entendiendo todos los conflictos que son universales de la paternidad y la maternidad, que son de todos los siglos, son de siempre, pero con este toque de irnos modernizando a lo que requiere un papá actual.

UN: ¿Cuál es la filosofía del proyecto, cuáles son sus herramientas?

AMS: La filosofía es mucho respeto al desarrollo individual de los niños… tratarlos en su individualidad. También respeto a la mamá, porque muchas veces hay –qué te diré–, como esta sensación de endiosar a un niño y merecerlo todo porque es un cerebro que está en formación y la verdad es que no; también atender a las necesidades de una mamá en todo este proceso de ser madre; también la presencia de toda la teoría de inteligencias múltiples está como muy de la mano y, ahora con un énfasis nuevo de todo lo que es el efecto del afecto, que es una verdad de siglos que el bebé necesita cariño y afecto y aceptación, pero que realmente estamos viviendo una época privilegiada, porque esto está documentad por neurociencias con investigaciones muy recientes; el cerebro del bebé necesita afecto y contención para empezar a pensar sencillamente, o sea, para programarse para el pensamiento; y, lo miramos terrible cuando esto no sucede degenera un fenómeno documentado que se llama estrés tóxico, que es una afectación, tanto a la estructura como a la función del cerebro cuando el niño pequeño no tiene vínculo y mirada y afecto. Entonces, esto realmente está como en el entretejido de toda la teoría de toda la formación y el trabajo, procurando apoyar el vínculo de los papás y de los maestros con los niños; porque definitivamente es lo que ayuda al desarrollo y la posibilidad de una infancia y una vida feliz.

UN: ¿Es posible un exceso de afecto?

AMS: Exceso de afecto, difícilmente. Ahora, un afecto mal entendido que tu lo veas como el no limitar, el sobreproteger, el darle demasiadas cosas de manera indulgente y que no tenga, que no edifique capacidades de espera y de tolerancia a la frustración, pues yo lo leería como un afecto que está desbordado y como mal encauzado. Exceso de afecto como tal, difícilmente. Ahora, si el afecto tiene este equilibrio de mucha estar cerca del niño, pero tiene límites, contención, una educación que permita postergar la gratificación, auto-regularse, poner rutinas, pues es un afecto que por más que sea nunca va a ser excesivo.

UN: ¿Hay un tratamiento diferenciado para los niños con esta orientación de inteligencias múltiples?

AMS: Lo que buscamos es que padres y maestros tengan la posibilidad de observar procesos en los niños, en donde se puedan apreciar diferencias en lugar de estandarizar a todo mundo. El poder ver que un niño se apasione con una actividad y el niño de junto se apasiona con otra, les da a los papás y a los maestros una apertura de mirada interesantísima, porque pueden ver cómo se cautivan por alguna actividad, por algún juego, cómo avanzan realmente más en lo que les gusta mucho, como darles apoyo en lo que está costando un poco más de trabajo. Realmente es dotar a los papás de herramientas para que puedan observar a sus hijos y dotar también a los maestros porque esto lo trabajamos también en escuelas, en kínder, en guarderías, para que puedan darle espacio a todos los niños según sus habilidades y, como platicaba en el programa, no necesariamente haciendo una transformación drástica del programa, sino simplemente poniendo espacios para que los niños con los distintos perfiles puedan tener un área en donde se sientan aptos; que puedan decir “Yo sí puedo”. Esa experiencia de éxito es básica para el aprendizaje.

Cada niño es distinto y hay como mandamientos: no puedes comparar, no puedes etiquetar; no puedes juzgar. Entonces, se va generando una cultura de respeto muy interesante porque esto te acaba cobijando también a un niño con discapacidad, en donde también hay fortalezas, porque tenemos una trayectoria triste de calificar a todo mundo por debilidades y eso pues es como muy deprimente; yo te tipifico por lo que haces mal en lugar de realmente reconocer lo que haces bien. Es algo que es muy sencillo en teoría, pero que llevarlo a la práctica es complejo por la tradición, porque estamos ya muy acostumbrados, a comparar a los hermanos, a comparar a los alumnos, al cuadro de honor; porque son realmente prácticas que tenemos como muy en los huesos, de generaciones atrás que cuesta romper, pero que vale la pena.

UN: ¿Qué es la iniciativa DEI Comunidad?

AMS: DEI Comunidad es un área que me emociona muchísimo. Desde que fundé todo lo que es proyecto DEI me interesaba muchísimo trabajar todo esto a nivel comunitario, pro la certeza de lo que sucede en el cerebro de las personas cuando carecen de estímulos o de afectos. Realmente se empobrece mucho la madurez que tiene el cerebro, que es después el trampolín para poder aprender. Desde muy al inicio comenzamos a hacer trabajo comunitario con madres de familia de colonias urbano marginadas y tuvimos una oportunidad de trabajar con una organización que se llama “Fondo para niños de México” que tiene representación en siete zonas de la república con altísima marginalidad, en zonas indígenas o rurales o urbano marginadas. La idea es trabajar ahí con la misma metodología y con los mismos principios, pero con materiales adaptados; en lugar de tener textos largos y complejos, trabajamos audio-libros Entonces es un libro con audio donde una mamá que no sabe leer ni escribir puede tener acceso a la información, por decirte, hay uno del gateo, otro de berrinches. Es un librito con imágenes, como los libros infantiles pero tiene un CD que va leyendo el libro y que va acompañando a la mamá en toda la reflexión, en lugar de libros con letras, hay otros de sólo dibujos para mostrar todo el desarrollo del niño y que una mamá, que no sea lectora funcional, pueda saber en qué etapa está, como estimularlo, qué juguetes necesita tener… entonces DEI Comunidad lo que tiene es que somos generadores de metodología; capacitamos a promotores comunitarios en distintas organizaciones no comunitarias desde CONAFE, SEDESOL, DIF, hasta fundaciones. También tenemos trabajo directamente en comunidad; hay réplica del Centro en una zona urbano marginada en la ciudad de México. Es un campo apasionante, porque la respuesta es maravillosa, es una avidez de las familias por aprender desde cómo criar a los niños. Yo creo que hay muy buena voluntad de ser mamá, pero a veces pocas herramientas. Es un trabajo que nos entusiasma muchísimo y que, pues como toda fundación depende de los donativos, entonces es un poco complejo pero interesante porque va tomando  mucha inercia y mucha forma.

UN: ¿Cómo se financia?

AMS: Realmente hasta ahorita ha siso hasta cierto punto donando tiempos de nosotros, con algunos donativos de buena voluntad; pero estamos empezando una campaña de cargo recurrente que es positiva, porque ni lo sientes, si tú dices doy 100 pesos al mes, 200 pesos al mes, la verdad es que no vas sintiendo esta cobranza mensual y la suma hace maravillas porque podemos capacitar más promotoras, podemos generar más documentos, podemos llegar a más familias y, ahora cono una convicción renovada de que realmente podemos prever la violencia en 20 años, porque una de los tristes e interesantísimos hallazgos es que la etapa de mayor creación de violencia es la negligencia y el abandono a un pequeño a un niño entre 0 y 3 años. Entonces aquí estamos sembrando un país de paz y en eso se transformaría esa parte del apoyo en donativos; por supuesto invito a todos los interesados a hacerlo y que tengan la seguridad de que va a ser bien utilizado.

UN: ¿Quiénes deseen saber más sobre estos proyectos como pueden acercarse?

AMS: Es un tema apasionante. Los invitamos a visitar la página en www.proyectodei.org y ahí tienen el nexo con Facebook, con Twitter y con DEI Comunitario también, para que conozcan lo que estamos trabajando. Quizá invitarlos también a un detalle último que ha sido muy interesante y que ha gustado mucho a los papás de pequeños, son unas cápsulas de Pocoyó que es un personaje español muy nítido, muy limpio, una caricatura; y le anexamos temas de crianza, irse a dormir a tiempo, comer bien. Como pequeños insumos para los padres de familia y está en línea. Invitamos a los papás a leer los libros. Tenemos libros, cuentos, hay muchos recursos para padres de familia. Hay un libro que se llama Ayudando a crecer, de 0 a 3 años, otro de 3 a 6 años, uno de inteligencias múltiples, otro de competencias e inteligencias múltiples, para maestros. Los cuentos son publicados por DEI y los de 0 a 3 por Vidal Schmill.

____________________________________

 

Close Bitnami banner
Bitnami